PALABRAS MÁS/ Huele a corrupción

La memoria del corazón elimina

los malos recuerdos y magnifica los buenos,

y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado

Gabriel García Márquez

ARTURO SUÁREZ RAMÍREZ/ @arturosuarez

Una de las banderas que ocupó como campaña desde el 2000 Andrés Manuel López Obrador, fue la eliminación de la corrupción. No se puede negar que los regímenes priistas y luego los panistas no resistieron la tentación, unos en mayor o menor medida, pero le entraron y claro que eso cansó a la ciudadanía y lo capitalizó el tabasqueño luego de 18 años de campaña.

Pero la sombra y la sospecha de corrupción siempre ha estado cerca del macuspano. Podríamos remontarnos a la época de los registros para ser candidato a la Jefatura de Gobierno, López no cumplía el requisito de residencia y presentó una credencial con la dirección del PRD no de una casa habitación, desde el inicio fue un engaño, la Ciudad de México le brindó todas las oportunidades que Tabasco le negó.

Ya como jefe de Gobierno del DF, los escándalos lo persiguieron. Primero las visitas de Gustavo Ponce a los casinos de las Vegas, se trataba del director de Finanzas del Pejelagarto y cercano, claro que Ponce asumió toda la responsabilidad. Luego se le vinieron los videoescándalos donde vimos a René Bejarano y Carlos Imaz meterse fajos de billetes, literal, a los bolsillos, de nuevo López la libró, se dijo sorprendido pero la danza de los billetes le manchaba el plumaje al ganso.

En su administración en la capital se dio el hecho de los linchados de San Juan Iztayopa en Tláhuac y la responsabilidad de Marcelo Ebrard al que corrió Vicente Fox y luego López lo rescató. Desde aquellos entonces ya les rasuraban un porcentaje a los trabajadores para financiar su movimiento, ahí quedan los testimonios en los libros de Elena Chávez, “El rey del cash” “El gran corruptor”.

Luego se vino el conflicto postelectoral del 2006 cuando se dijo robado, nunca presentó pruebas contundentes, eso sí, se inventó aquello de la “presidencia legítima”, él y su “gabinete” tenían sueldos qué salían del gobierno de Marcelo Ebrard y el pase de charola a los diputados, así se patrocinó el período qué no había campaña y por obvias razones no había dinero del IFE para sus viajes.

Ahí queda la veracruzana Eva Cadena qué se le conocía como la recaudadora, pedía dinero a nombre de Obrador, así quedo expuesto en audios y luego ella dijo que la dejaron sola. Pero también están los sobres amarillos de sus hermanos Pío y Martinazo, los contratos de la prima Felipa, el tráfico de influencias de sus hijos que no ha desmentido y así podríamos seguirnos en un listado muy muy grande.

Pero lo dicho por la periodista Anabel Hernández de que el Cártel de Sinaloa habría dado dinero a López es de otro nivel. Es un tema muy delicado en un país y con una administración que abandonó su mandato constitucional de brindar seguridad a los mexicanos y apapacha a los delincuentes… pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo [email protected] y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

www.entresemana.mx

Check Also

PALABRAS MÁS/ Destello de sentido común

Creer significa liberar en sí mismo lo indestructible o mejor: liberarse o mejor aún:  ser …