PALABRAS MÁS/ Con mucha fuerza

Para mí no existen lunes ni domingos:

solo hay días que pasan en desorden

 y luego observamos un rayo repentino como este.

Jean Paul Sartre

ARTURO SUÁREZ RAMÍREZ/ @arturosuarez

En Palacio Nacional tenían presupuestada que la Marea Rosa fuera concurrida, pero con las dimensiones que tomó, hicieron de todo para que no se llenara la plancha del Zócalo y no les quedó de otra más que izar la bandera, así lo aceptó a regañadientes el Pejelagarto que se creía dueño de la protesta en las calles pero sus errores, soberbia y autoritarismo le arrebató ese papel que ya quedó en el recuerdo, hoy solo mira cómo ha logrado unir a muchos en su contra, incluso quienes lo apoyaron en el 2018 y hoy no quieren el México que nos dejará y menos un segundo piso de la 4T.

La Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México dio a conocer que a la marcha de la “Marea Rosa” acudieron 95 mil personas, quienes se congregaron en la plancha del Zócalo. Por otro lado, Fernando Belaunzaran y Amado Avendaño, presentadores de los oradores en la concentración reportaron que la manifestación reunió a un millón de personas.

Aún y cuando la Policía capitalina anunció saldo blanco, se documentaron enfrentamientos entre asistentes a la manifestación opositora e integrantes de la CNTE, quienes mantienen un plantón en la Plaza de la Constitución. Hubo empujones y algunos golpes por parte de ambos bandos mientras docentes gritaban “¡aquí y ahora, con la Coordinadora!”.

Los jilguerillos del régimen se desgañotaron toda la semana diciendo que se trató de un acto de campaña por la participación de Xóchitl Gálvez y de Santiago Taboada, hasta se los quieren contabilizar en recursos como parte de la campaña, ya veremos cómo se comporta el INE de Guadalupe Taddei, la consejera que pidió a los marchistas no usar el color rosa como si eso no fuera partidista y política. O como el propagandista y productor de narcoseries Epigmenio Ibarra, el del préstamo de 150 millones, quien calificó como un “engaño” para los marchistas que acudieron, como si los “lopezobradoristas” fueran los dueños de la verdad y no miran el mismo país que todos los demás.

La Marea Rosa claro que se trató de un acto político, porque como dice el caudillo de Macuspana “el pueblo está muy avispado” y “ya no se le puede manipular”, claro que eso lo aplica para su causa y cuando es del otro lado habla de manipulación de los medios, del aspiracionismo, del conservadurismo, fiel a su costumbre López se ha peleado con todos porque no soporta la crítica y menos que no se le rinda pleitesía porque según él salvó a México. A pesar de la contingencia ambiental y las altas temperaturas los inconformes fueron llegando, caminando, en auto, en Metro y ahí se plantaron como presagio de lo que viene y la gran posibilidad de dar la pelea en las urnas el próximo 2 de junio, pero sobre todo como vaticinio de que los morenos van a perder la Ciudad de México.

Que conste que en la marcha también estuvieron los miembros de los partidos políticos, los impresentables que carecen de escrúpulos y que ya le fallaron al país, pero esa es la clase política que tenemos y que deben entender que con la ciudadanía no se juega y ya no hay oportunidades como las del 2012 en que regresó el PRI de Peña y que con su corrupción abrió la puerta al Pejelagarto y al igual que a Vicente Fox tuvo gran legitimidad para hacer un gran papel, pero prefirió su gobierno de saliva y hoy los inconformes están en las calles como lo hicieron ellos muchos años, pero echaron por la borda su oportunidad.

Que quede claro, gane quien gane la elección presidencial del 2 de junio ya no tendrá un cheque en blanco, habrá rigor y escrutinio para ellos. México ya no aguanta otros seis años de simulación, violencia, corrupción y narco… pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras 

De nuevo gana Xóchitl Gálvez el debate, veremos para qué le alcanza.

Escríbeme tus comentarios al correo [email protected] y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

www.entresemana.mx

Check Also

PALABRAS MÁS/ Estrategia de muerte

Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, …