Con urgente llamado a la paz y rechazo a la violencia reacciona la CEM a promoción de la Santa Muerte y amago a críticos de López Obrador

Ciudad de México, 24 de abril (entresemana.mx). En contraste con la respuesta simplista del licenciado presidente López Obrador y de la candidata presidencial Claudia Sheinbaum a la promoción de una playera con la imagen de la Santa Muerte acompañado de una amenaza a los críticos de Andrés Manuel, la Conferencia del Episcopado Mexicano reaccionó enérgicamente.

Y los hizo mediante

UN URGENTE LLAMADO A LA PAZ Y AL RECHAZO DE LA VIOLENCIA

«Busquen la paz con todos y la santificación, sin la cual ninguno verá al Señor»

Heb 12,14

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, y a toda la sociedad mexicana:

Hace poco tiempo, nos dirigimos a ustedes con un mensaje de profunda preocupación y un llamado urgente a la paz. Hoy, ante la intensificación de la violencia y la oscuridad que amenaza nuestro caminar, reiteramos con mayor fuerza nuestro compromiso de trabajar incansablemente por la construcción de una sociedad más justa, fraterna y pacífica.

Como nos recuerda el Santo Padre Francisco: «Cuanto más oscura es la noche, más debemos abrir el corazón a la luz que viene de lo alto» (Homilía, 24 de diciembre de 2019). En medio de la adversidad, estamos llamados a ser testigos de esperanza y a intensificar nuestros esfuerzos de diálogo, compasión y reconciliación.

Sin embargo, no podemos ignorar la preocupante realidad que enfrenta nuestra sociedad con la implementación de una cultura de muerte y violencia a través de la narco cultura que se difunde en las redes sociales, imágenes violentas, cultos distorsionados como el de la Santa Muerte y amedrentamientos digitales. Esta propagación de contenido dañino está distorsionando los valores fundamentales que nos han caracterizado como nación y erosionando el tejido social.

Como Iglesia, denunciamos enérgicamente esta glorificación de la violencia y hacemos un llamado a todos los sectores de la sociedad para que se unan en un rechazo total a estas prácticas destructivas. Debemos optar por recuperar y restaurar al México que siempre ha sido conocido por expresar los valores de fe, familia, convivencia, tradiciones, gastronomía, poesía, pintura, arte y sitios maravillosos para compartir con el mundo.

Nuestra nación debe engrandecerse por sacar lo mejor del ser humano, no por sucumbir a la oscuridad de la violencia.

En este contexto, reafirmamos nuestra firme convicción en la defensa de los derechos humanos como pilar fundamental para la dignificación de las personas. Cuanto más trabajemos por su presencia en nuestras leyes e instituciones, más contribuiremos a construir una sociedad donde se respete y valore la vida de cada ser humano.

Por ello, expresamos también nuestra preocupación ante cualquier confusión en la comprensión o eliminación del Juicio de Amparo, que constituye una herramienta esencial para la defensa de los ciudadanos ante arbitrariedades e injusticias por parte del Estado. En un contexto marcado por la corrupción y la impunidad, debilitar este instrumento jurídico atentaría contra los derechos fundamentales de la ciudadanía.

Hacemos un llamado a una profunda conversión de los corazones y optar por un cambio radical, pasando de una cultura de muerte a una cultura propia de la Civilización del Amor. En este año jubilar, al celebrar los 350 años de las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María de Alacoque en Paray-le-Monial, encontramos en su latido de amor y misericordia la fuerza vivificante capaz de sanar las heridas de nuestra sociedad.

Sólo teniendo el Corazón de Cristo como guía y modelo, podremos aspirar a construir en nuestra amada patria el Reino de Dios, donde prevalezcan la justicia, la paz y la fraternidad.

Invitamos a todos los fieles y personas de buena voluntad a unirse en oración y acción, siendo instrumentos de reconciliación y esperanza en sus comunidades. Que nuestro testimonio de fe y compromiso social sea luz en medio de las tinieblas, y que juntos podamos forjar un futuro más luminoso para México.

Que la Santísima Virgen María de Guadalupe, Madre y Reina de México, nos cobije con su manto de amor y nos guíe por el camino de la paz y la justicia. Con nuestra bendición y oraciones, ¡Amar a México hoy es orar más, participar votando y construir la paz!

Ciudad de México, 24 de abril de 2024

 

† Mons. Rogelio Cabrera López

Arzobispo de Monterrey

Presidente

 

† Mons. Ramón Castro Castro

Obispo de Cuernavaca

Secretario General

Check Also

Imperativo que Congreso expida marco legal que proteger derechos y libertades en medios digitales 

>> Confía Comisión de Derechos Digitales que próximas Legislaturas retomen trabajo para adecuar legislación en …