EPISTOLARIO/ Chiva expiatoria

ARMANDO ROJAS ARÉVALO

ISABELA: No hay nada más desagradable en la vida que lidiar con gente que con tal de salvarse, no solamente no reconoce sus errores, sino que echa de cabeza a los demás, sabiendo que nadie le cree y mucho menos acepta. Esas personas son dignas de toda desconfianza. No tienen congruencia, menos principios para aceptar los yerros.

El presidente borró de un plumazo 45 municipios de Guerrero que la directora de Protección Civil había declarado zonas de desastre, y no obstante que él sabe que el huracán OTIS no sólo afectó a Acapulco y Coyuca, sino a muchos municipios localizados en la Costa Grande, donde la gente –en estos últimos- vive el desamparo. El presidente quiso justificarse diciendo que el dato de los 47 municipios afectados estaba equivocado. Fue un error de la directora de Protección Civil, dijo, dejando a la funcionaria en la más completa indefensión.

Al menos, ya no le echó la culpa a los conservadores. Al rato.

Lo que hizo el presidente es incomprensible. El mesías tropical está muy enojado con lo que pasa y sobre todo con la cobertura que han hecho los medios de la catástrofe de Acapulco y sus consecuencias. Es una persona que no reconoce errores y mucho menos acepta críticas. Cometió el gigantesco error de borrar de otro plumazo el FONDEN, el fideicomiso que había para atender zonas de desastre, y para justificar su actitud dice que el organismo se prestaba mucho a corrupción.

Nada le gustó que la gente le eche en cara que esa decisión de eliminar el FONDEN fue equivocada y ya lo está comprobando, y que revela que no le gusta asumir sus responsabilidades sociales prefiriendo destinar los recursos de muchos fideicomisos que ha eliminado, a cubrir los gastos de obras que son auténticos barriles sin fondo; verbigracia, el Tren Mayo, la refinería de Dos Bocas, el tren Tr5ansísmico, el AIFA y PEMEX. Un error tras otro. En suma, una suma de errores.

El chivo expiatorio de hoy fue, mejor dicho, la chiva expiatoria fue la coordinadora de Protección Civil, LAURA VELÁZQUEZ ALZÚA, quien, cabe decirlo de paso, su perfil de licenciada en Historia y Arte no corresponde a las delicadas tareas de la protección civil y por ello comete errores. Empero, la culpa no es de ella, sino de quien la nombró y la sostiene en el cargo.

El presidente no ha estado en las zonas afectadas, al menos no hay testimonios fehacientes de que haya estado, salvo lo de la camioneta en que iba que se atascó y más bien hay que interpretar el evento como un distractor. En lugar de estar con la gente de las zonas de desastre, el presidente ha estado en otras zonas del país, por ejemplo, las obras del Tren Maya que tanto le gusta. Igual, el corredor transísmico.

NO HAY en ningún renglón del presupuesto que está en discusión en la Cámara de Diputados, una partida destinada a la catástrofe de Acapulco y municipios de la Costa Grande Guerrerense; en cambio, los diputados tienen especial urgencia aprobar las partidas millonarias a las campañas electorales. Claro, a él le interesa mucho esto, porque está en juego su proyecto de continuar la Cuarta Transformación.

MIENTRAS TANTO, su muñeca parlante en lugar de convocar a la gran cruzada nacional de rescatar Acapulco, sigue con el discurso de rebajarle el sueldo a los ministros de la Corte y contestar a los ex presidentes ZEDILLO y CALDERÓN que han dicho que este gobierno es un verdadero desastre. ¿Cree que somos idiotas?

Muchos damnificados de Acapulco y municipios aledaños vienen en camino para llegar a Palacio Nacional, a fin de reclamarle al presidente su falta de interés en atender a los miles de damnificados que viven en los cerros y no tienen ni agua. Para quitarse el problema de encima como es su costumbre, dice que la marcha ha sido alentada por XÓCHITL GÁLVEZ.

Suponiendo que así lo fuera, ¿hay o no razón en ello? O qué ¿los damnificados están felices?

La iniciativa privada se ha comprometido en que para marzo o abril estarán funcionando 35 hoteles en Acapulco. Si esto se cumpliera él va a echar las campanas al vuelo que todo se debe a la 4T.

Me canso, ganso.

La Universidad de Yale invita a AMLO a ser profesor de tiempo completo después de su gobierno. ¡¡¿What?!! Así no se puede.

[email protected]

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

EPISTOLARIO/ Es lo mismo y son los mismos

ARMANDO ROJAS ARÉVALO VERÓNICA: El Eclesiastés, un libro de la Biblia de gran sabiduría, dice …