PULSO/ Tocando fondo

EDUARDO MERAZ

Si se trata de dinero, el presidente totalmente Palacio Nacional está presto para engullirse hasta los ahorros de los trabajadores. En cambio, si pretende frenar homicidios, secuestros, extorsiones y demás actividades productivas del crimen organizado, siempre encuentra excusas para no actuar.

El gobierno supuestamente más austero del presente siglo nos dejará con una deuda 60 por ciento más grande y sus obras emblemáticas nos costarán a los mexicanos tres veces más de lo presupuestado inicialmente. así las únicas finanzas sanas son las de los funcionarios cuatroteístas, como la ex secretaria de Energía y aspirante a gobernar Veracruz, Rocío Nahle.

Las críticas presidenciales a quienes tienen al dinero como Dios, carecen de sentido cuando vemos cómo él mismo y sus principales colaboradores y parentela gastan los impuestos de los mexicanos, como cualquier fifí aspiracionista. En cambio, a los gobernados les aplica la pobreza franciscana a rajatabla en materia de salud, educación y casi todos los servicios públicos.

Mientras no se den a conocer las reglas de operación de cómo funcionará el Fondo de Pensiones del Bienestar, que en principio comprende las cuentas inactivas de los trabajadores de 70 años y, busca incluir las cuentas de vivienda, existen firmes sospechas de un manejo poco claro de tales ahorros.

La opacidad característica del actual gobierno da motivos de desconfianza, sobre todo cuando se trata de la administración de los fondos y fideicomisos, pues nunca se ha conocido el destino de casi medio billón de pesos de los recursos destinados a emergencias y desastres y de apoyo a sectores vulnerables.

En el palacete virreinal tienen una especial cualidad para desaparecer el dinero público y, casi por arte de magia, hacerlo reaparecer en las cuentas o edificaciones de servidores públicos y asociados.

Y con ese mismo empeño, el gobierno del mandatario palaciego ha hecho intentos por desaparecer o al menos disminuir las estadísticas de la violación a los derechos humanos que ocurren en México, tanto por la actuación de las autoridades como por su omisión en combatir a los grupos delincuenciales.

Así, lo revela un informe del Departamento de Estado de EU, en donde se señala que México dejó sin investigar ni enjuiciar la mayoría de los casos criminales como homicidios, torturas, secuestros, trata de personas y extorsiones, por lo que los niveles de violencia y explotación en el país se mantuvieron altos.

El documento precisa que no ha habido «cambios significativos» en la situación de derechos humanos en México y específica que, en muchas partes del país, las organizaciones dedicadas al tráfico de personas continúan actuando con connivencia con las autoridades locales.

Y como parte de su estrategia de ocultar estas y otras realidades, el informe del Departamento de Estado resalta que la libertad de expresión padece «serias restricciones» en el país porque durante el año continuó «el descrédito oficial» a los periodistas, de parte de autoridades, incluido el ejecutivo sin nombre y sin palabra, con calificativos de por «parciales, partidistas y corruptos».

Aparte de la temporalidad, el gobierno cuatroteísta está tocando fondo, no sólo en cuanto la falta de recursos frescos, por eso busca los ahorros resguardados en las Afores, sino en cuanto a ética al burlar constantemente la ley.

He dicho.

EFECTO DOMINÓ

De acuerdo con una nota de La Jornada, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró un aumento de 17.3 por ciento en su deuda con proveedores y contratistas, a 163 mil 207 millones de pesos a marzo de 2024, de acuerdo a un reporte divulgado el lunes.

[email protected]

@Edumermo

www.entresemana.mx

Check Also

PULSO/ Calores y terrores políticos

EDUARDO MERAZ Más allá de establecer una correlación entre calor y delitos, como arguyen los …