EL OTRO DATO/ Cochinero de Morena, ensayo 2024

JUAN CHÁVEZ. Con acarreados, compra de votos, entrega de despensas, incendio de urnas, urnas embarazadas y hasta violencia, Morena llevó a cabo el pasado fin de semana sus elecciones para escoger a los delegados a su próximo congreso nacional.

Participaron poco más de 2 millones 400 mil votantes, muchos inducidos, pagados y hasta jóvenes menores de edad.

Morena, en su ensayo para las presidenciales 2024, me hizo recordar las truculentas mañas del viejo PRI, que inventó las “urnas embarazadas” o rellenas en León, donde la misma práctica llevaron a cabo los morenistas que lidera Mario Delgado.

El presidente López Obrador, fundador y dueño de Morena, se jactó del resultado de las sucias elecciones, reconoció que hubo acarreos y “algunas” irregularidades”, pero lo calificó de “buen acto democrático”.

Mario Delgado declaró que los actos sucios en las elecciones fueron hechos por “externos”.

Muchos que acudieron a votar no eran miembros del Movimiento iniciado por López Obrador, pero se les inscribió como morenistas, en ese momento. ¿Violación a los estatutos?

En la entidad guanajuatense fue donde más violencia se registró, sobre todo en Celaya.

A lo largo de país, sin embargo, se observó todo aquello que ha condenado el mandatario cuando ha querido presentar a su Morena como el resplandor de la democracia.

Fueron tantas las denuncias de irregularidades que hubo, que se pudo subir un largo hilo en Twitter.

Hubo evidencias de acarreo de militantes a los centros de votación; denuncias de presiones contra beneficiarios de programas sociales para que acudieran a votar, aunque desconocieran de qué se trataba el proceso; entrega de dinero y despensas a cambio de votar por determinados candidatos; voto de menores de edad; influyentismo para no hacer fila; relleno y quema de urnas; gritos y manotazos… ¿Será esa la “auténtica democracia” que ha pregonado López Obrador en Morena?

Lo que vimos el fin de semana, ¿será un ensayo para 2024?

Habrá que ser muy caradura para negar este desaseo, que fue registrado, además, por los propios militantes del partido.

Al alcalde de Poza Rica, el exbeisbolista Fernando El Pulpo Remes —amigo del presidente López Obrador y uno de los que gana más que él—, lo sorprendieron saltándose la fila. “¿Dónde quieres que me forme? ¡No estés chingando!”, respondió ante los reclamos.

Lo mismo pasó, en Puebla, con Elizabeth Sánchez Vilchis —la encargada de la sección semanal “¿Quién es quién en las mentiras?”, en las mañaneras del mandatario—, quien se metió a votar por la salida de la casilla, con su esposo y los adultos mayores que llevó a votar con la promesa de recibir apoyos o la amenaza de que los perderían si no acudían. Hicieron largas filas a rayo del sol, como ocurrió en el deportivo Sindicato Mexicano de Electricistas, en Calzada del Hueso, Coyoacán, donde un anciano confesó que participaba “porque me dijeron que así nos van a seguir ayudando en la colonia”.

En Cárdenas, Tabasco, y Pueblo Nuevo Solistahuacán, Chiapas, quedaron grabadas imágenes de menores de edad participando en la votación.

En el municipio de Zongolica, en Veracruz, las urnas fueron quemadas por un grupo que denunció que había acarreo.

Marko Cortés, dirigente del PAN dijo que Morena es un partido de “cacicazgos locales” que encubre fechorías y que ha como de lugar, impone sus mal halados y sucios sistemas “democráticos”.

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Donald Trump a un paso de la Casa Blanca

JUAN CHÁVEZ El atentado ha elevado a los cielos electorales a Donald Trump. Una mala …