EL OTRO DATO/ AMLO impone su corrupción

JUAN CHÁVEZ. Votar sin haber leído las 300 páginas de las reformas a leyes secundarias electorales, fue un acto propio de rateros. De obediencia ciega de los sicarios, en el caso de los diputados morenistas, al jefe de su cártel que maneja el opio en grandes cantidades para drogar al pueblo.

Eso hicieron la madrugada del miércoles los mal llamados representantes del pueblo menos de 20 horas después de haber recibido en San Lázaro, del brazo derecho del cártel Adán Augusto López, el legajo de mariguanol de los cambios a seis leyes secundarios para imponer la reforma electoral que el gran jefe del opio quiere.

Como no consiguió los votos para aprobar su reforma constitucional en materia electoral, sacó una iniciativa de cambios a las leyes secundarias, el llamado plan B de López Obrador, con toda la disposición de votarla sin discusión alguna.

Fue un plan V de venganza, de odio al llamado “conservadurismo”, de rencor a lo institucional y sobre todo, a la Constitución que no garantiza el triunfo a Morena y su dueño, en la elección presidencial 2024.

Una votación a velocidad del sonido, fue un atentado en contra de la democracia. El proyecto ni siquiera salió publicado en la Gaceta Parlamentaria. Lo repartieron, de último momento, en fotocopias. “Dispensaron” (así le dicen) todos los trámites obligatorios. Las comisiones encargadas nunca dictaminaron la iniciativa. Nadie conoció lo que se pretendía votar.

Lo que vimos en la Cámara de Diputados es una infamia. El abuso de poder en su máxima expresión. Fuera máscaras. “Nosotros tenemos los votos y se chingan”. Así fue la instrucción que recibieron de Gobernación. Los priistas del pasado por lo menos respetaban las formas. Estos morenistas ni siquiera. Sin rubor alguno, demuestran su talante autoritario.

El Senado apunta a corregir este abuso de poder. Que no haya posibilidad de conocer lo que se está votando. Que las comisiones encargadas dictaminen. Que haya debate y deliberación. Que los comentaristas puedan opinar sobre el contenido de la iniciativa de López Obrador. Que los ciudadanos interesados sepan qué están votando sus representantes.

Por lo pronto, queda la impresión de una mayoría tramposa. Ladrones que súbitamente se cuelan por la puerta de atrás para cometer sus fechorías. La aprueban en diciembre, cuando todo mundo ya anda en las posadas, en unas pocas horas de la madrugada.

Justifican López Obrador y sus adláteres legislativos sus cambios con el argumento que se generarán ahorros de un sistema electoral muy caro. Claro que es caro porque así se logró superar los fraudes del pasado autoritario. El tamaño del presupuesto electoral siempre ha sido del tamaño de la desconfianza de los actores políticos. Todo cuesta mucho. Credenciales para votar con fotografía con varios controles de seguridad para evitar las falsas. Boletas también a prueba de falsificaciones

Los procesos han funcionado. En México, hoy, no hay fraude electoral generalizado. No dudo que existan irregularidades en algunas casillas. Pero son mínimas. Lo importante es la imposibilidad de cambiar la voluntad del electorado. Aquí, en nuestro país, ganan los candidatos que obtuvieron más votos en las urnas.

El no apoyo de un fast track en el Senado, entraña el rompimiento de su líder Ricardo Monreal con el sueño del cártel morenista.

Monreal ha ofrecido discutir la iniciativa de cambios a las leyes electorales secundarias. Ha ofrecido diálogo y que las comisiones dictaminen. Queda una semana para hacerlo y por eso él ha dicho que la aprobación del Senado se iría hasta enero.

El tamaño de las artimañas de Andresito es del tamaño del miedo que tiene a perder el poder en 2024.

Pero también, si Monreal mantiene su postura de tratar con todas las de la ley las locas modificaciones propuestas a la legislación electoral secundaria por el jefe del cártel de Palacio, además de rompimiento veríamos la separación de Ricardo de Morena y enfilarse, para el 2024, hacia la alianza Va por México.

López Obrador, por primera vez, está en manos del zacatecano.

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Votar entre balas

JUAN CHÁVEZ Hasta ahora hay reporte de 50 casos de violencia electoral, de los cuales …