LA COSTUMBRE DEL PODER/ El síndrome del deber cumplido en lo familiar, lo socio-político y lo congregacional (II/V)

GREGORIO ORTEGA MOLINA

*Esto de las “terapias de conversión” (o de la 4T) como deber cumplido de padres o administradores de la fe, equivale a la traición que hace el gobernante a lo ofertado para hacerse con el poder, y da la vuelta a la tortilla, para matar, mentir y traicionar como norma administrativa. Es el regreso a la barbarie

*Este asunto de las Afores, los fondos de los pensionados y las cuentas inactivas equivale a tomar con la mano desnuda y los dedos heridos a un erizo. Hay más preguntas que respuestas, muchas mentiras para ocultar la certeza de que los recursos fiscales para 2025 están heridos de muerte

Cumplir con “un deber” puede transformarse en reto, desafío, engaño, trampa, y llevar a quien se empeña en hacerlo, a la situación límite que lo coloca más allá de toda obligación. Es un tema cuyo origen es bíblico.

Abraham preparó el sacrificio de su hijo Isaac; Pedro negó a su maestro Jesucristo tres veces, para dejar asentada la fuerza de la debilidad humana, el miedo. Judas traicionó porque más que su destino fue su deber para el cumplimiento de las Escrituras. Pilatos se lavó las manos para dejar claro que quienes cumplían su cita con la tragedia fueron los sacerdotes israelitas, y no la autoridad romana.

La otra vertiente de ese cumplimiento es la evasión de la responsabilidad: lo hice porque me obligaron, por el deseo o la incontrolable pulsión por la vida, o cedieron al descubrir que su vocación íntima, irreprimible, fue esa sevicia suya volcada sobre sus iguales, pero vistos como inferiores, escoria, basura. Dos ejemplos similares, distantes en tiempo y lugar.

Puede considerarse que el antiguo Egipto, el faraónico, no fue sino un enorme campo de concentración abierto, sin rejas, en el que se trabajó de sol a sol hasta desfallecer, o morir en el intento de encontrar un resquicio a la libertad. Los celosos guardianes dispusieron, a su libre arbitrio, de la vida de los esclavos.

¿Qué motivó a los nazis a cumplir con su “deber” para la limpieza racial del Tercer Reich? ¿Cómo fueron elegidos esos mismos judíos para mantener a raya a los suyos dentro de los campos, o para llevar a los cadáveres a los hornos o las fosas comunes? ¿Qué a los franceses, holandeses, polacos, que denunciaban a esos hebreos, colocados más allá de la elemental satisfacción de un deseo de venganza?

Hay quienes asumen su traición o sus traiciones, seguidas una después de otras, como un deber patriótico. Esto sucede en los gobernantes, que en un tris cambian sus principios con el propósito -siempre según ellos- de ofertar a sus gobernados un presente sin dolor y un futuro paradisiaco, a cambio de unos cuantos sacrificios, pero siempre con el firme propósito de ocultar sus tropelías, su corrupción, sus infamias, el cumplimiento de compromisos inconfesables a quienes los colocaron de títeres en la cúspide del mando.

Esto de las “terapias de conversión” (o de la 4T) como deber cumplido de padres o administradores de la fe, equivale a la traición que hace el gobernante a lo ofertado para hacerse con el poder, y da la vuelta a la tortilla, para matar, mentir y traicionar como norma administrativa. Es el regreso a la barbarie.

===00===

Este asunto de las Afores, los fondos de los pensionados y las cuentas inactivas equivale a tomar con la mano desnuda y los dedos heridos a un erizo. Hay más preguntas que respuestas, muchas mentiras para ocultar la certeza de que los recursos fiscales para 2025 están heridos de muerte.

Vale la pena recordar lo que indica la ley, con el propósito de formular las dos o tres preguntas pertinentes, que quedarán sin respuesta.

¿Qué son las AFORES?; son entidades financieras cuya función es manejar, mediante el sistema de cuentas individuales, los recursos de los empleados, derivados de las aportaciones de seguridad social para el retiro de los trabajadores.

Para su constitución y funcionamiento, las AFORES deben contar con la autorización de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR).

Para operar, las AFORES deben constituirse como sociedades anónimas de capital variable. En dichas sociedades pueden participar instituciones financieras nacionales y del exterior. Las acciones de la serie «A», que representarán cuando menos el 51 por ciento del capital social, sólo podrán ser adquiridas por personas físicas o por personas morales mexicanas, cuyo capital deberá ser mayoritariamente propiedad de mexicanos, y deberán estar efectivamente controladas por nacionales.

Las AFORES que se han constituido hasta la fecha, están ligadas con bancos, compañías de seguros y empresas dedicadas de antemano y en forma exclusiva al manejo de fondos de retiro.

¿Violaron o no el secreto bancario, al saberse número y cantidades de cuentas inactivas?

¿Promovieron a la carrera la reforma a la Ley de Amparo, para impedir que el traspaso de cuentas de ahorro para retiro sea sujeto de amparo por parte de los afectados, a los que no pidieron su consentimiento?

Los datos de los tenedores de su pensión o fondo de ahorro para retiro, están en los contratos, incluido el CURP, dirección, teléfono, etcétera, ¿los contactaron para informarles del traspaso, para preguntar si están a no de acuerdo?

Son elementales preguntas sin respuesta. Inútil calificar o adjetivar la decisión de Manuel Andrés López Obrador. Han violado la legalidad por todos lados.

http://www.almomento.mx    http://www.indicepolitico.com    www.gregorioortega.blog

@OrtegaGregorio Si te INQUIETA, compártelo con todos

www.entresemana.mx

Check Also

LA COSTUMBRE DEL PODER/ ¿Transición, cambio de régimen o presidencialismo imperial? (III/V)

GREGORIO ORTEGA MOLINA *Lo verdaderamente terrible es que esos “programas sociales” crean hoyos negros en …