EL OTRO DATO/ Irracional cuidar a delincuentes

JUAN CHÁVEZ. Es el presidente que tenemos; el mandatario que eligieron más de 16 millones de mexicanos y que  afirma y reafirma su postura de “proteger la vida de delincuentes”.

Y para que quede claro y nadie lo dude, en su mañanera del martes, ante las críticas que desató, aclaró: “No fue desliz», tras haber  asegurado el 13 de mayo que su gobierno protege la vida de ciudadanos y también de presuntos delincuentes, porque no está de acuerdo con la Ley del Talión.

Este martes, López Obrador rechazó que su gobierno esté a favor de que alguien pierda la vida, sea un civil, un miembro de la seguridad o un presunto delincuente.

Afirmó que no fue “un desliz” asegurar que su gobierno también protege la vida de los delincuentes y que no se retractará, porque su administración tiene la obligación de preservar la vida de todos los mexicanos, incluso si son presuntos infractores de la ley.

No es posible que alguien que piense así, esté gobernando a 130 millones de mexicanos.

Está desquiciado, no hay duda.

Todo surgió cuando defendió a los soldados “perseguidos por civiles”  en la comunidad de Nueva Italia, Michoacán, y donde los videos exhibidos en noticieros televisivos aclaran en sus imágenes que en realidad no se trató de una persecución, sino simplemente de habitantes del poblado que seguían en sus camionetas a los transportes del Ejército que ese día, por cierto, desmantelaron laboratorios del narco que producían drogas sintéticas.

Pero el presidente no ve claro. No se informa a fondo. Está casado con la verdad que le dan “sus otros datos” y con su tesis  de “abrazos, no balazos”.

El Ejecutivo defendió que en su administración, pese a la crisis de violencia, no se opta por atentar contra la vida de los presuntos delincuentes. “¿Cómo vamos a querer que alguien pierda la vida?, ¿cómo vamos a estar en el fondo a favor de la ley del Talión, del que a hierro mata a hierro muere?, y el ‘ojo por ojo’, lo decía Tolstoi, nos vamos a quedar chimuelos todos o tuertos o ciegos”, dijo.

Y para no dejar dudas,  amacizó su irracional  e insensata declaración: “ Fíjense que así pienso, y vamos a analizarlo, actuaron muy bien los soldados.

El nartes, durante su conferencia de prensa matutina el presidente afirmó que aunque algunos vieron como “humillante” que elementos de las Fuerzas Armadas fueran perseguidos por pobladores de Nueva Italia, Michoacán, él reconoció que los soldados mostraron una actitud responsable, en la que no optaron por abrir fuego contra nadie”.

Abrazos y no balazos, es su rotundo  fracaso.

Para la historia, quedará el precedente de un gobierno que nunca supo lidiar con el monstruo de los cárteles; que no pacificó, sino militarizó más al país; que en lugar de tomar las riendas del país, las soltó.

Es triste, pero la condición en la que se encuentra nuestro país es deleznable en cuanto a seguridad. México entero se ha convertido en un cementerio y esto es imposible de negar; imposible de defender hasta por los más recalcitrantes seguidores del obradorista.

En tres años y medio se contabilizan más de 120,500 personas que han perdido la vida por asesinatos.

De los más de 100,000 desparecidos, no se encuentra ninguna pista y el gobierno federal atiza, como excusa, a los gobiernos estatales. Se va oscureciendo la llamada 4T, cae la sombra sobre el

gobierno que prometió; que aseguró la pacificación del país y vea ahora  cómo se ha convertido en un incendio que tiene paralizada a la sociedad, con temor absoluto.

El triste cuento de “abrazos y no balazos” que nos contó el presidente se ha reducido a “abrazos y balazos”. Abrazos a los grupos delictivos, a quienes AMLO  ha pedido garantizar su seguridad. Textualmente sentenció : “…cuidamos a los integrantes de las bandas, son seres humanos. Esta es una política distinta, completamente distinta…”

Los mexicanos no están ciegos y las encuestas lo señalan. La opinión pública ha reprobado en todas ellas el tema de seguridad, cayendo entre el 63% y 67% de los ciudadanos que consideran que el gobierno ha fracasado en el tema.

La sociedad no se acostumbra a vivir con miedo. Este mes de mayo se registró el segundo día más violento del sexenio:

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Inflación impedirá crecimiento

JUAN CHÁVEZ. Todo está más caro. La inflación le pega al bolsillo de las familias. …