EL OTRO DATO/ Futuro sin democracia

JUAN CHÁVEZ

Solo que la oposición de Xóchitl Gálvez gane suficientes escaños y curules en el Congreso de la Unión, la incipiente democracia mexicana continuará caminando con dificultad y múltiples tropiezos.

En el Congreso está la clave del futuro de la nación.

Si Morena, el partido que creó el presidente López gana la mayoría calificada en ambas cámaras, veremos el surgimiento del maximato lopista y México vivirá las consecuencias de un gobierno autoritario. La dictadura de López detrás del poder.

Por falta de seguridad mueren las democracias y si usted fija la atención en el gobierno de la 4T, advertirá que la seguridad del país no le mereció mayor interés. Su populismo, es su carta mayor y la juega a tambor batiente.

Entre la capitulación civil en seguridad en México y la reelección de Bukele en El Salvador hay el menos un claro continuo: la inmensa mayoría de la sociedad acepta ceder el ejercicio de sus derechos a cambio de la seguridad

Arrasó Bukele en las elecciones presidenciales en El Salvador. No hay sorpresas, su popularidad es avasalladora.

Bukele es enviado del futuro, sí, de un futuro sin democracia. Él sería la avanzada del nuevo derrotero de América Latina. Sin ocuparse de los medios y enfocado en los fines, el presidente del país centroamericano vecino podría representar el punto de quiebre de nuestras frágiles y deficitarias democracias.

Tal vez ya deberíamos entender que las democracias morirán por la seguridad.

En los 90 del siglo pasado era obvio que si no se reconstruían las instituciones policiales no habría seguridad.

En la primera década de este siglo no hubo ninguna mejora policial duradera sin nuevos sistemas de control interno y externo.

Desde entonces la policía y el poder político se trenzaron en un pacto original de intercambio de lealtad a cambio de impunidad y sin desmontar ese pacto jamás tendremos a la policía protegiendo a la gente.

Ya en la segunda década de este siglo hay que preguntarse qué sería cuando comprobáramos que los militares tampoco traían la seguridad.

Por último, todo este sexenio federal, la ruta hegemónica no declarada es entregar el control total de la seguridad a las instituciones castrenses. Y aquí estamos, ya con más militares operativos desplegados en tareas de seguridad pública que policías.

La contradicción es terrible: las instituciones del Estado rotas son parte de la inseguridad y la sociedad acepta ampliar sus poderes. Los estados de excepción, bien vistos, formalizan en mucho la fractura de los controles institucionales rotos.

La figura del arraigo llevada en México a la Constitución es un potente ejemplo de cómo la democracia se desmonta a sí misma, a nombre de la seguridad. Si las instituciones no pueden, no saben o no quieren profesionalizar sus competencias para investigar, entonces se bajan los estándares profesionales y se abren hipótesis jurídicas de intervención, aún si eso ancla figuras que violan el propio régimen constitucional de derechos.

Todo a nombre de la seguridad, con la tracción social de soporte.

La contradicción se puede ver desde otro ángulo: la crisis de gobernabilidad asociada a las promesas incumplidas de gobierno tras gobierno, en lugar de apalancar el fortalecimiento de la rendición de cuentas, la viene debilitando aún más.

Si las instituciones policiales y las fiscalías rotas son opacas y no rinden cuentas, le pasamos la tarea a las instituciones militares que están aún más lejos de cualquier posible escrutinio.

A nombre de la seguridad y también de la justicia, en lugar de ir a más controles democráticos, vamos a menos.

La descomposición crónica del Estado; es la sequía de instituciones civiles democráticas operando hacia una mayor sequía democrática.

Si el futuro político para América Latina será modelado desde, por y para la popularidad, entonces ya ganó la seguridad que más apoyo merece, esto es, la que es intercambiable, por ejemplo, por la presunción de inocencia. Si es así, nuestras democracias ya están en desahucio y todavía no lo podemos asimilar. Una muerte en curso a cambio de la seguridad.

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Votar entre balas

JUAN CHÁVEZ Hasta ahora hay reporte de 50 casos de violencia electoral, de los cuales …