CIUDADANO DE A PIE/ Nacional Monte de Piedad, nuevos retos

VERÓNICA VALDÉS GONZÁLEZ. A dos siglos y medio de su existencia, el  Nacional Monte de Piedad, salvavidas  financiero de miles  de mexicanos -especialmente en la cuesta de enero y el regreso de vacaciones de la Semana Mayor-  vive una profunda crisis financiera debido al surgimiento de nuevos negocios financieros y las prestaciones laborales contempladas en el oneroso y rígido Contrato Colectivo de Trabajo.

Entre estas prestaciones,  destinadas a dos mil 500 empleados  que laboran en el organismo, se están: tener 105 días de aguinaldo,  60 días de fondo de ahorro, 29 días de salario por prima vacacional, 48 días al año de premio de puntualidad y pago de horas extras en casi la quinta parte de su jornada laboral, servicio médico ilimitado, entre otras prestaciones.

Para cubrir dichas prestaciones  los recursos destinados a las aproximadamente 500 organizaciones altruistas se han orientado en su totalidad a los empleados, señala el director del Nacional Monte de Piedad, Javier de la Calle Pardo.

Esta situación presiona al organismo que se enfrenta al reto de adaptarse a nuevas dinámicas de los consumidores que han volteado a ver otras opciones diferentes al empeño tradicional.

Para el dirigente del Sindicato del Nacional Monte de Piedad, Arturo Zayún, la situación es diferente. Explica que la dirección busca  convertir al organismo en una empresa financiera la cual se alejaría de su función social de apoyar a la población en momentos de complicaciones financieras.

Se han cerrado 18 sucursales y despedido a por lo menos 92 trabajadores. La empresa pide al sindicato cambiar el contrato colectivo de trabajo, al tiempo que ha advertido que puede haber más despidos así como el cierre de más sucursales.

El Monte de Piedad se fundó antes que México fuera un país independiente, o los Estados Unidos, es la institución más antigua  de todo el Continente Americano (Javier de la Calle, UNAM 2019)

Quizá a eso se deba que el mercado de préstamos prendatarios sea tan importante en México con respecto a lo que acontece en otros países de América Latina.

La percepción tradicional que se tiene de los usuarios de préstamos prendatarios es que son personas de bajos ingresos, que laboran en el sector informal y que no utilizan los productos que ofrecen las instituciones financieras formales, sin embargo, la realidad es diferente.

La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) indica que cerca del 30 por ciento usuarios del crédito prendatario tiene una tarjeta de crédito y un 50 por ciento una cuenta en una institución financiera.

Sin embargo, las altas tasas de interés, estar en el buró de crédito  o evitar tener una deuda bancaria muy alta  hace que los demandantes de préstamos prendatarios a pesar de tener acceso al mercado de los bancos prefieran acudir a los negocios de empeño.

Hasta ahora poco se conoce de las consecuencias de la estrategia publica de inclusión financiera sobre la evolución de los prestamos prendatarios; aunque, de acuerdo con las palabras de De la Calle Pardo, si le ha pegado.

La labor que por décadas ha hecho el Nacional Monte de Piedad en beneficio de la población que enfrenta problemas financieros ha sido de gran trascendencia e importancia, de lo contrario cómo se explica que se mantenga vigente por casi dos siglos.

Directivos y sindicato  deberán trabajar de manera conjunta para hacer que el Nacional Monte de Piedad ofrezca más y mejores productos financieros a la población de menos recursos y al mismo tiempo empuje al mercado para  la reducción de las tasas de interés.

Nacional Monte de Piedad debe seguir trabajando y ofrecer mejores alternativas a aquellos que confían en el organismo.

www.entresemana.mx

Check Also

CIUDADANO DE A PIE/ INFONAVIT para trabajadoras domésticas

VERÓNICA VALDÉS GONZÁLEZ A un año dos meses de haber entrado en vigor la legislación …