CIUDADANO DE A PIE/ Pensionados de primera y de segunda

VERÓNICA VALDÉS GONZÁLEZ

Para que existan pensiones más justas, durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, el sistema de pensiones de nuestro país ha registrado diferentes modificaciones.

En 2020 se anunció el incremento paulatino de la aportación patronal de 5 a 13 por ciento, la disminución de las comisiones de las Afores y de las semanas de cotización, de mil 250 a 750.

Cuatro años después, en 2024, a iniciativa del López Obrador, se creó el Fondo de Pensiones para el Bienestar, cuyo objetivo es que aquellos trabajadores que  empezaron a cotizar al IMSS o al ISSSTE después de junio de 1997 y están  bajo el esquema de cuentas individuales tengan una pensión equivalente a su último sueldo.

El primer lunes del presente mes se entregaron los primeros complementos del Fondo de Pensiones a 249 jubilados que cotizaron al IMSS bajo la Ley de 1997.

Durante el evento, el director del IMSS, Zoé Robledo, destacó el caso de la señora Delfina Calderón, de 72 años de edad, quien laboró durante 55 años (29 para el gobierno y 26 para la iniciativa privada) con su último salario de 12 mil 289 pesos, para lo cual se tomaron en cuenta sólo las semanas cotizadas en el IMSS.

Según palabras de Robledo, Delfina hubiera recibido una pensión de siete mil 489 pesos ahora tendrá un complemento de cuatro mil 800 pesos para alcanzar su último salario.

Sin embargo, Delfina perdió los 29 años de trabajo en el sector público, mismos que si hubiera laborado en una paraestatal hubieran sido más que suficientes para generar una pensión mayor.

En diversos foros el presidente López Obrador ha justificado las modificaciones al sistema pensionario para hacer pensiones más justas, más no menos desiguales.

El monto que mes con mes reciben los jubilados del IMSS y del ISSSTE aún están muy lejos de las tienen quienes trabajaron en Pemex, CFE, Compañía de Luz, entre otros.

Por ejemplo, la CFE jubila a sus trabajadores al cien por ciento de su salario desde los 28 años de servicios, sin límite de edad. Pemex con 25 años de servicio y 55 años de edad y la base es 80 por ciento del salario.

Mientras que Luz y Fuerza del Centro otorgó pensiones de 100 por ciento de salario a trabajadores con 26 años y seis meses de servicio, de acuerdo con información del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP)

La desigualdad va más allá. Cifras del CIEP indican que las personas que laboran en el mercado formal por lo general están en la población con mayores ingresos del país y, por tanto, cada peso que gasta el gobierno en pensiones inevitablemente va a ser un peso regresivo.

Del monto que se va a gastar en 2024 en pensiones, los trabajadores con menores ingresos recibirán solo cinco por ciento del presupuesto, en la población con mayores ingresos recibiría 23.6 por ciento, es decir, 4.6 veces más que la población más pobre del país.

Bajo la administración del presidente López Obrador las pensiones se han visto únicamente como un tema político y no como un tema de justicia social, justicia de equidad.

Una pensión justa sería aquella que se aplica por igual a todos los trabajadores sin importar el lugar de trabajo o si están en la economía formal o informal, al final de cuentas todos pagan impuestos.

www.entresemana.mx

Check Also

CIUDADANO DE A PIE/ Por simulación laboral se queda sin pensión

VERÓNICA VALDÉS GONZÁLEZ El pasado 8 de mayo, Efraín Hidalgo (58 años de edad) recibió …