SINGLADURA/ Ojo, elector (a)

ROBERTO CIENFUEGOS J. @RoCienfuegos1

Cuatro, cuatro figuras clave de la política mexicana hoy reaccionaron e hicieron precisiones importantes en torno a la denominada Marcha por la Democracia, más bien una concentración, del pasado domingo 18 de febrero que atiborró el Zócalo de la Ciudad de México, el cual lució sin la bandera patria que nos cobija o debería amparar y representar por igual a todos los mexicanos, y un muro con planchas de acero en torno a la sede del Ejecutivo Federal, la representación suprema, formal y aún constitucional del país.

Estas cuatro figuras prominentes que debieran ser al mismo tiempo ejemplos supremos del quehacer, responsabilidad y honor nacional fueron la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, candidata a la presidencia de México; Xóchitl Gálvez Ruiz, también abanderada para competir por el máximo cargo político del país; el presidente Andrés Manuel López Obrador, y el ex consejero-presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello.

Tras la concentración en la principal plaza pública de México, cada una de estas personalidades se pronunció en torno al evento nacional del domingo.

Seguro que ya vio, escuchó y/o leyó las declaraciones de cada una de estas figuras del país, pero conviene por la importancia de estas definiciones hacer un resumen de éstas para que usted, lector (a) tenga una idea más certera de la forma en que piensa cada uno de estos cuatro personajes en el momento que vive México y cuando se acerca el fin de un sexenio y el inicio de otro una vez que se realicen las elecciones del dos de junio. Es útil.

En la explanada del Instituto Nacional Electoral y tras registrarse como candidata de Morena, PT, PVEM a la Presidencia de la República, la Doctora Sheinbaum dijo esto:

“Aquí en este recinto, señalar la falsedad e hipocresía de aquellos que hablan o marchan por la democracia, cuando en su momento, promovieron fraudes electorales o nunca vieron la compra de votos, o se les olvidó respetar a los pueblos indígenas, promoviendo la discriminación y el clasismo”.

La ingeniera Gálvez Ruiz expuso esto:

“Mientras México tenga ciudadanos que salgan a manifestarse para defender su democracia, no habrá tentación autoritaria que pueda mandar al diablo nuestras instituciones, aseguró Xóchitl Gálvez a través de un video en sus redes sociales, donde expresó su reconocimiento a quienes participaron en la marcha por la democracia”.

López Obrador, molesto porque en la concentración se le llamó “narcopresidente”, dijo: “Ahora se disfrazan de demócratas. Dicen ‘vamos a defender nuestra democracia’. ¿Cuál es la democracia de ellos? La que funciona nada más como parapeto, cuando en realidad lo que había era el dominio de una oligarquía corrupta”.

Del discurso en la explanada del Zócalo, que pronunció Córdova Vianello, destacó estas frases:

«Hace apenas cuatro décadas en México no teníamos elecciones libres, no había instituciones que protegieran efectivamente nuestros derechos y no había espacios para que la diversidad política se expresara».

«Se hacía política con miedo. Eran tiempos de un pretendido pensamiento único, de ejercicio autoritario del poder y en donde, desde antes que se votara, ya se sabía quién iba a ganar las elecciones».

«Democracia, no son solo elecciones libres, significa también que tengamos la posibilidad de acudir ante un juez cuando el gobierno nos persigue injustamente; o bien que un periodista pueda publicar una investigación sobre la corrupción; o que los ciudadanos podamos contar con información sobre cómo el gobierno gasta el dinero público, o cuáles son las decisiones que están detrás de una obra de infraestructura, o de la política de salud; y también que la Suprema Corte anule una ley que va en contra de la Constitución».

La democracia no nos cayó de lo alto, no fue una concesión graciosa ni un regalo del poder. La democracia en México es el resultado de muchas luchas ciudadanas que costaron esfuerzo, dedicación y en algunas ocasiones hasta sangre.

«Hoy todo esto está bajo amenaza. Déjenme decirlo así: nos pasamos más de 40 años construyendo una escalera, cada vez más sólida, cada vez más robusta, cada vez más firme, para que quien tuviera los votos pudiera acceder al primer piso y hoy, desde el poder, quien llegó a ese primer piso por la libre voluntad de la ciudadanía, pretende destruir esa escalera para que nadie más pueda transitarla».

«No se vale exigir reglas de equidad y condiciones justas en la competencia política siendo oposición y violarlas sistemáticamente siendo gobierno. Esa deslealtad hoy pone en peligro a nuestra democracia».

«Perder al INE es perder la principal garantía para tener elecciones libres y volver al control del gobierno sobre los comicios».

«Por el hecho de que le incomodan, desde el poder se busca desaparecerlas, subordinarlas o capturarlas»

«Se les ha descalificado, acusándolas de actuar en contra del gobierno, del pueblo y de sus intereses. Se ha mentido sobre su costo, su actuación y resoluciones».

Se ha hostigado y perseguido a sus integrantes. Se han paseado ataúdes con los nombres y las fotografías de quienes han encabezado esas instituciones, se han presentado denuncias penales en su contra, se les han iniciado juicios políticos y hasta se les ha amenazado con ir a sus domicilios».

Se han hecho recortes brutales a sus presupuestos con la intención de asfixiarlos financieramente e impedir que cumplan de manera adecuada con sus funciones.

Hay quien dice que ‘las instituciones sí se tocan’. ¡Claro que sí, pero sólo si es para mejorarlas! Si lo que se quiere es desmantelarlas, destazarlas o capturarlas, lo decimos fuerte y claro, si es para eso, ¡claro que no se tocan! Desde la sociedad no vamos a permitirlo porque sería robarnos nuestra esperanza de futuro para pretender regresarnos a un pasado autoritario que con mucho esfuerzo dejamos atrás.

«Esa polarización que divide al mundo entre buenos y malos, entre amigos y enemigos, no sólo es falsa y artificial, sino que es profundamente autoritaria.

La Constitución no es propiedad de nadie en particular o de una parte de nuestra sociedad, es algo que nos pertenece a todos.

«Estamos frente a un proyecto de reinstauración autoritaria que quiere regresarnos a las épocas de un partido hegemónico que pretende revertir muchas de las conquistas democráticas que se han conseguido y que fueron precisamente las que les permitieron llegar al poder».

«Se busca desaparecer a los órganos autónomos para que sus estructuras sean absorbidas enteramente por el gobierno, es decir, lo que se pretende es desaparecer su autonomía para que sus tareas vuelvan al Ejecutivo, tal como ocurría hace treinta años».

«Si es para desmantelarla, la democracia no se toca! No se tocan ni las condiciones para el voto libre, ni los organismos de control democrático, ni la constitución que divide el poder y protege nuestros derechos».

«Vamos a presionar a los partidos para que aquellas propuestas que representen amenazas o retrocesos para nuestra democracia sean rechazadas y que no pretendan negociar a espaldas de la ciudadanía».

«La democracia nació de las luchas de la ciudadanía, es una obra colectiva, y su defensa también es colectiva».

«Si los autoritarios no descansan, tampoco lo haremos quienes luchamos y defendemos la libertad, la igualdad, los derechos y la democracia».

Saque usted, lector (a), sus conclusiones como corresponde a cualquier ciudadano respelibre e informado de nuestro país.

@RoCienfuegos1

www.entresemana.mx

Check Also

SINGLADURA/ ¿Lo viste?

ROBERTO CIENFUEGOS J. @RoCienfuegos1 El primer debate entre las y el aspirante a la presidencia …