SINGLADURA/ 734

ROBERTO CIENFUEGOS J. Este miércoles suman 734 días de huelga en Notimex, la Agencia de Noticias del Estado Mexicano. En ese lapso, las y los trabajadores de este medio público de información acumulan vejámenes, despidos, pobreza, penurias, enfermedades y muertes, sí, muertes.

Hace un año, en febrero de 2021, murió el reportero de cinematografía y espectáculos, José “Pepe” Vera. Tenía 64 años. Su último trabajo fue como coordinador de Espectáculos en Notimex. Fue despedido en 2019, sin liquidación alguna, una acción contraria al derecho laboral. En esas condiciones lo alcanzó la muerte. El deceso de Vera sólo importó y dolió a su familia, sus amigos y compañeros de trabajo y colegas. Al gobierno de la 4T no le importó, mucho menos a quienes ostentan cargos de dirección en Notimex desde el año 2019. Ellos reciben puntualmente sus sueldos y prestaciones, así Notimex esté prácticamente paralizada desde hace 734 días. La huelga les vino como anillo al dedo porque reduce al mínimo el trabajo por el que siguen cobrando sus salarios íntegros.

En septiembre del 2021, hubo otra muerte en Notimex. Rodolfo Rivera Vázquez, quien trabajó de manera cotidiana para la Agencia durante 19 años, murió en Caracas, Venezuela. Pobre, enfermo, despedido y en espera de que se hiciera justicia en su caso, así perdió Rodolfo la vida. ¿A quién le importó? A su familia, amigos y colegas. ¿Alguien de los que cobran desde hace dos años en Notimex en medio de la huelga, se interesó en Rodolfo? ¡Nadie! Así como lo lee.

La huelga, que inició el 21 de febrero de 2020, conforme marca la ley, fue el último recurso de los trabajadores para enfrentar las flagrantes violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo que aunque pisoteado es todavía el marco donde se encuadran las relaciones entre la empresa y los trabajadores de esa Agencia.

Hay todavía decenas de demandas laborales por despido injustificado en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. También allí se encuentra pendiente de resolución un recurso de imputabilidad de la huelga. Posponer no significa resolver. Tampoco desatender.

Los huelguistas siguen apelando, aunque sin resultados hasta ahora, al presidente López Obrador para que intervenga y haga algo que resulte en la solución de este conflicto, el más prolongado en la historia de más de 50 años de la Agencia, hoy reducida a casi nada. Salvo la resistencia de los trabajadores, no ha pasado nada en dos años, en 734 días hoy. ¿A quién le importa? A los trabajadores en huelga, sus familias y los simpatizantes de este movimiento de reivindicación y justicia laboral.

Se ha recurrido -insisto- al presidente ante la prolongada negativa de quienes ostentan cargos directivos en la Agencia para resolver el conflicto, pero tampoco ha pasado nada. ¿Hasta cuándo? Es la pregunta hecha a lo largo de 734 días. ¡Inconcebible!

[email protected]

@RoCienfuegos1

www.entresemana.mx

Check Also

SINGLADURA/ Nos vemos en junio

ROBERTO CIENFUEGOS J. / @RoCienfuegos1 Cuando sólo faltan hoy quince días para concluir las campañas y …