PULSO/ En medio de un triángulo

“Estoy en medio de un triángulo,
Sin solución, ni siquiera justificación”

Canción de Los Baby`s

EDUARDO MERAZ. Después de su exitosísima gira por el llamado “Triángulo Dorado”, en los límites de los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa, territorio totalmente Cártel de Sinaloa, donde “no pasa nada”, el presidente sin nombre y sin gracia regresó a la Ciudad de México a hacer cardio para fortalecer su corazón.

En su reuniones con la gente buena y trabajadora de esa región, certificó que las obras emprendidas avanzan conforme a sus deseos y anunció nuevos proyectos que garanticen la fidelidad y compromiso con su gobierno porque, contrario a la opinión de buena parte de la sociedad, los miembros del crimen organizado “no son monstruos”,

Los encuentros cercanos que sostuvo con los sectores productivos de la región lo tienen embelesado y a punto de entonar -con Los Baby`s-: “poner sus ojos en mí / eso haría de nosotros / culpables de convertir nuestro querer / en un triángulo / triángulo”.

Tan es así, que adelantó que en una o dos semanas más dará detalles del “Culiacanazo”, cuando por indicaciones suyas se dejó en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” Guzmán, hoy preso en Estados Unidos en una prisión de alta seguridad, después de más de dos años de la detención fallida y que es atribuible al actual gobernador de Sonora, Alfonso Durazo.

Y ya que el mandatario sin nombre muestra su disposición a sincerarse de algunas de las decisiones adoptadas durante su mandato, no estaría de más rindiera un informe de los saludos y pláticas con doña María Consuelo Loera, a quien parece tenerle un afecto especial.

El trato comedido que otorga el presidente sin gracia a los habitantes del “Triángulo Dorado”, como el hecho de ir a supervisar los caminos que permitan facilitar la comunicación terrestre de sus pobladores y puedan incorporar más pronto sus productos a los mercados nacional e internacional.

Estar en medio de este triángulo, triángulo, revitaliza las querencias y reafirma la estrategia de “abrazos, no balazos” que lleva a cabo el cuatroteísmo, aunque el país se llene de sangre, de muertes y desaparecidos que, en conjunto, ya superan las 220 mil individuos, enlutando a un número similar de hogares en poco más de tres años.

Cifras de terror que, sin embargo, al presidente sin nombre le tienen sin cuidado, pues ni le quitan el sueño de los justos del que disfruta en el austerísimo Palacio Nacional, convertido en fortaleza para la tranquilidad de su huésped.

A manera de compensación, lo único que pide a la delincuencia organizada -la privada y la pública- es que se “porte bien” en los procesos electorales, pues con ello, Morena puede obtener nuevas posiciones.

Este acuerdo “informal” que da sentido a la estrategia de seguridad -como cantan Los Baby`s- “haría de nosotros / culpables / de convertir nuestro querer / en un triángulo / triángulo…”

He dicho.

EFECTO DOMINÓ

Excepto Marcelo Ebrard, por cancelación de su vuelo, los demás corcholatas acudieron a los cierres de campañas de los candidatos de Morena. Claudia Sheinbaum y Adán Augusto, hicieron tándem este fin de semana, mientras que el innombrable -Ricardo Monrreal- lo hizo de manera individual.

[email protected]

@Edumermo

www.entresemana.mx

Check Also

PULSO/ Vencidas verde olivo

EDUARDO MERAZ. El caso Ayotzinapa, como punta del iceberg, viene a demostrar que al gobierno …