Poder adquisitivo, apoyo a jóvenes y condiciones laborales, retos para 2023: AMECH

>> Algunos desafíos seguirán presentes y deberán atenderse, como los sueldos bajos y la caída del poder adquisitivo

>> La AMECH está totalmente a favor del aumento al salario mínimo, ya que acciones como estas van en contra de la informalidad; que se mejore la calidad de los salarios apunta a reducir la informalidad

>> La AMECH fue creada para fomentar el empleo digno y formal, con seguridad social en México desde hace 20 años

Ciudad de México, 04 de enero (entresemana.mx). El reciente aumento al salario mínimo permitirá contrarrestar la informalidad laboral en México; sin embargo, seguirán latentes los desafíos financieros de 40 años de rezago, como los sueldos bajos y la caída en el poder adquisitivo de los mexicanos, señala la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH).

En el marco de la toma de protesta para presidir por dos años más la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH), Héctor Márquez Pitol dijo: “celebramos el incremento al salario mínimo para 2023, mismo que representa un avance en las condiciones laborales de los trabajadores en México y que tiene como objetivo uno de los retos más importantes, que es el fortalecimiento del poder adquisitivo de la clase trabajadora, para compensar el alza de precios que se ha dado por los altos índices inflacionarios que se presentan en todos los sectores”.

Cabe mencionar que, el aumento que promueve la política de incrementos a los salarios del Gobierno de México, permitirá pasar de un salario de $172.87 a $207.44 pesos diarios, lo que equivale a $6,310 pesos mensuales. A su vez, esto hará que el país escale nueve posiciones desde 2020, colocándose en el lugar siete de los 20 países que conforman América Latina.

El presidente de la AMECH refirió que el principal reto de la informalidad son los bajos sueldos. Conforme a las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hay 18.2 millones de personas que perciben hasta un salario mínimo, pero no todos ellos están en la formalidad, ya que al contrastar esta cifra con los datos de los trabajadores inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sólo 47,284 trabajadores están registrados con el salario mínimo, es decir que los bajos niveles salariales desincentivan la formalidad.

En segundo lugar, se encuentra el desafío que representa la falta de oportunidades laborales para los jóvenes mexicanos, quienes tienen que recurrir al autoempleo o bien, emplearse en un esquema informal para poder generar mayores ingresos. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Egresados 2022 (ENE), 24% de los jóvenes recién egresados labora de manera independiente.

Además, 39% de este grupo trabaja en este esquema ya que no pudo colocarse dentro de la formalidad.

En tercer lugar, el desafío de mejorar el poder adquisitivo y evitar el excesivo aumento de artículos y servicios. Para los siguientes 12 meses se prevé continue al alza la inflación, si bien las autoridades han reforzado el tema de los salarios  mínimos, la medida no ha tenido el impacto esperado, ya que los precios siguen en aumento y la capacidad de compra se mantiene marginada. Es indispensable que se revise el tema y realizar una evaluación sobre si la medida del aumento del salario mínimo es la más adecuada o si se tuviera que ajustar y definir otra fórmula para evitar crisis futuras.

“Frente a este panorama, menos del 1% de los trabajadores registrados ante el IMSS verán reflejado el incremento del 20% en su salario. Por lo que se espera que, adicionalmente, se dé un ajuste salarial a todas las personas que tienen ingresos superiores al salario mínimo, lo cual dependerá de cada empleador, pero que seguramente será de alrededor del 9%, tomando en consideración la inflación acumulada en el 2022”, concluyó Héctor Márquez.

Check Also

Senadora Ana Lilia Rivera refrenda compromiso en defensa del maíz

>> El apoyo a las mujeres también es parte fundamental en su agenda legislativa puntualiza …