PALABRAS MÁS/ Las premoniciones de López

Todo tiene su molde. El pensamiento también.

 Pero, así como no hay que temer a los moldes,

tampoco hay que tener miedo de romperlos.

Haruki Murakami

ARTURO SUÁREZ RAMÍREZ/ @arturosuarez

Una premonición se entiende como un pronóstico o augurio que nos permite anticipar un acontecimiento que aún no se ha concretado. A menudo, se asocia con la capacidad de conocer algo antes de que suceda, independientemente de la lógica deductiva o inductiva aplicada para llegar ese pronóstico y eso es lo que le ha sucedido al presidente López Obrador en torno a la Ciudad de México y su gente con la que se ha confrontado. Es como si supiera que Clara Brugada va a perder la capital del país.

Pero que conste que no se trata de nada paranormal, ni es porque el tabasqueño hable con el espíritu de Benito Juárez o porque duerma la siesta en su cama, se trata de sentido común y porque como lo ha dicho es en la Ciudad de México donde hay menos pobreza, menos ignorancia, más universidades y grados de estudio, aquí habita mayor clase media que en otros estados y por eso el discurso demagogo y las narrativas desgastadas no surten el mismo efecto que en otros lugares. Si antes decía que el PRI administraba la pobreza los de la 4T lo han perfeccionado.

Por tercera vez el Pejelagarto insiste en que la ciudad se “derechizó”, se “aburgueso”, dice que es la sede de los “fifís”, ya sabemos que no acepta que la ciudadanía se cansó luego de 27 años de gobiernos de “izquierda”. Aquí han cometido sus peores errores como los videoescándalos de sus funcionarios cuando fue jefe de Gobierno, los linchados de San Juan Ixtayopan, el derrumbe y muerte de los niños y maestros del Rébsamen que suman 27, la caída de la Línea 12 y sus muertos, el entregar ivermectina un fármaco no recomendado para el Covid-19 durante la pandemia, el agua contaminada que, por cierto, Martí Batres ha reservado la información por tres años.

Viene una concentración más para el próximo domingo, antes del debate en la que estará Xóchitl Gálvez y Santiago Taboada, luego la hidalguense acudirá al tercer debate. Pero ha sido en este territorio donde la ciudadanía y oposición, en ese orden, se han manifestado para defender al INE y a la SCJN de los embates de Palacio Nacional, miles han salido a las calles y aunque los del gobierno han hecho de todo como minimizar las protestas, deben estar preocupados porque se les puede volver realidad y perder sus cotos de poder.

En el último debate, a Clara Brugada no le fue nada bien, a pesar de insistir en el “cartel inmobiliario”, los temas y la realidad la sobrepasaron, hubo momentos en que se le vio molesta, fuera de sí y titubeante porque en el encuentro de frente nunca tuvo argumentos. La cosa se le pone complicada para la exalcaldesa de Iztapalapa porque hasta en las encuestas afines ha perdido puntos o la marcan como empate técnico, en otras Taboada la rebasó hace dos semanas.

De acuerdo con Massive Caller el debate lo ganó Santiago Taboada, con 55.4%, seguido de Clara Brugada con 38.0% y por último 6.6% Salomón Chertorivsky. En base a eso el 53.3% aseguran que ganará Taboada y solo el 43.2% que pueda ganar Clara Brugada.

Clara Brugada va para abajo y también arrastra a los candidatos de Morena que buscan las alcaldías que todavía gobiernan. En el 2021 perdieron nueve de las 16 y algunas de las ocho las conservaron arañándolas. Así que los morenos mal y de malas en su campaña y con su candidata que en la grabación de un spot se burló de su patrón, el mismo que bajo a Omar García Harfuch para imponerla a ella sobre la decisión de Claudia Sheinbaum.

El presidente ya se cura en salud, aunque no es pitonisa el de Macuspana sabe que el panorama en la Ciudad de México se le está complicando. La ciudad que lo catapultó, la que todo le dio porque su estado natal se lo negó… Pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo [email protected] y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

www.entresemana.mx

Check Also

PALABRAS MÁS/ Que la impugnen

A veces, la vida es como un jarrón roto.  Así que no importa si el …