LIBROS DE AYER Y HOY/ El águila imperial del Lábaro patrio y la oposición

TERESA GIL

Quienes se rasgaron las vestiduras porque la enorme bandera no apareció en el Zócalo el pasado18 de febrero, quizá extrañaron el águila prepotente y destructora que se inclina para devorar lo que es uno de los símbolos más apreciados, la serpiente escondida en el hermoso plumaje de Quetzalcóatl.  Y era natural, los que extrañaban la enorme bandera, querían contemplar esa águila imperial con la que se identifican, y que aparece en toda la historia del lábaro, con los cambios que sus diseñadores dieron  sin que sepamos que haya habido una encuesta para que el pueblo definiera su diseño. Lo que llama la atención en esa historia de nuestra bandera, es que el águila  siempre está presente. Siendo un símbolo de los imperios, de los grandes poderes de la tierra llama la atención repito, la  existencia de esa ave en un lábaro que se forjó por la lucha de un pueblo sometido, un bello Quetzalcoatl en forma de serpiente común, que esta siendo devorado por ese poder. Encima, además, de una planta de nopal que tanta significado tiene para el mexicano.

EL ÁGUILA SIEMPRE RONDA, IMPERIAL, SOBRE EL  LÁBARO MEXICANO

En un documento dado a conocer desde las esferas oficiales el 23 de febrero de 2018, se relata una historia restringida sobre lo que ha sido la bandera mexicana y se muestran las cuatro que han prevalecido con otras que nunca fueron oficiales, a lo largo de las épocas y en cada una de ellas, parte de los permanentes colores verde, blanco y rojo, se mantiene imperturbable el águila en sus diferentes posturas, Quizá el águila mocha que definió Vicente Fox, sea la más cambiante de todas y  en la ultima, con  el glifo náhualt  que suplió al lago que aparece en otras y que en este momento, en la sequía, vendría al dedo. En ese documento se incluye como primera bandera el estandarte de la virgen de Guadalupe, pero no hay, fuera de la imagen de esa virgen, la imagen de una bandera. Las demás ya tienen el formato de lábaro sobre todo iniciando con la de Agustín de Iturbide en 1821; esa  se considera la segunda  bandera. Se disputa ese número con la que lanzó  Benito Juárez cuando creó la república. De hecho algunas que le siguieron sobre todo la tercera que es la de cuatro águilas imperiales con el escudo imperial francés, hasta Maximiliano se echó una bandera nuestra, desde luego con su carácter imperial que el águila lo demostraba.

TODO MUNDO LE HACÍA CAMBIOS A NUESTRA BANDERA Y NO SE CONSULTABA

En 1968 Gustavo Díaz Ordaz le dio un toque a nuestra bandera no solo en el diseño sino en la forma como agredió a estudiantes.  En 1984 se consolidó la fecha del 24 de febrero como día nacional de la bandera. Volviendo al caso del águila, quienes hablan del diseño del lábaro hacen hincapié en los cambios que tiene ese animal y se repite la vieja historia que se atribuye al dios Huitzilopochtli, de encabezar aquella marcha que sorprendió a un águila devorando a una serpiente. El águila ha sido modificada siete veces y a la serpiente de una tranquila culebrita de agua dulce, la cambiaron por una víbora venenosa quizá para darle más realce a la que se la está comiendo. La polémica creada el pasado 18 mencionado sobre la ausencia de la bandera grandota en el Zócalo, y las diatribas elevadas por quienes querían acusar al gobierno de esconderla, en realidad, como se dijo arriba, añoraban a la perversa águila con la que se identifican, porque así fue su palabrerío posterior a ese hecho: parecía que estaban exhibiendo las garras de quien busca asaltar el poder.

EL POETA TABASQUEÑO CARLOS PELLICER SE INCLINÓ ANTE NUESTRO LÁBARO

Carlos Pellicer en su poema La bandera mexicana, nos dice todo lo que deberíamos de saber del símbolo mexicano que tanto ofenden algunos con sus hechos, aunque hipócritamente exigen que se les ponga enfrente:

 

La bandera mexicana

verde, blanca roja,

en sus colores aloja

la patria en flor soberana.

 

Cuando en las manos tenemos

nuestra bandera,

es como tener entera

agua, naves, luz y remos.

 

Paz, trabajo amor y fe,

son de mi bandera el cielo.

Yo quiero por todo anhelo,

digno de ella estar al pie.

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

LIBROS DE AYER Y HOY/ Senado. Prohibido mentar la madre

TERESA GIL Tiene razón Ana Lilia Rivero presidenta del Senado, cuando hace un llamado a …