LIBROS DE AYER Y HOY/ Cárdenas y su histórica expropiación

TERESA GIL

Hecho extraordinario que marcó nuestra historia. Vale recordarlo 86  años después. Con un micrófono que tenía grabada el águila del Escudo Nacional, el discurso del general Lázaro Cárdenas para anunciar la Expropiación Petrolera el 18 de marzo de 1938 a las 8 de la noche, fijó en la historia de México esta solemne petición: “Planteada así la única solución que tiene este problema, pido a la nación entera un respaldo moral y material suficiente para llevar a cabo una resolución tan justificada como trascendente y tan indispensable”: la Nacionalización de la Industria Petrolera. De aquel discurso tan difundido que devino en decreto, primero ante el gabinete presidencial y luego ante el pueblo de México, se destaca otro hecho fundamental: la defensa irrestricta que hizo el gobierno de Cárdenas a los derechos de los trabajadores, ya que el meollo de su argumentación estuvo fincado en una resolución de aquella Suprema Corte de Justicia de la Nación, que exigía a las 17 compañías petroleras que tenían anuencia para explotar el petróleo en México, que pagaran 17 millones de pesos que debían al Sindicato Petrolero.

EL PETRÓLEO FUE SAQUEADO EN TIEMPOS DEL PRI Y HOY SE REIVINDICA

Lo que va de ayer a hoy, en este momento el Poder Judicial de la Federación deforma los juicios en los que se demanda justicia, libera delincuentes y se yergue en una estructura contraria al derecho. Y al contrario de lo que pasó con el petróleo después del 18 de marzo, en manos priistas, ahora se le ha buscado otro contexto. El discurso argumentativo de Cárdenas, que fue escrito por el general Francisco J. Mújica, plantea punto por punto la causa de la resolución, los abusos de las compañías, la forma como habían usufructuado los bienes de la nación y la actitud deleznable y con desplantes como respondían a derechos justos de los trabajadores. En circunstancias que quizá se repetirían en estos momentos con el actual gobierno, el pueblo mexicano aceptó la decisión gubernamental y se volcó en su apoyo, en hechos que la Historia también rememora con grandes gestos de solidaridad.

CÁRDENAS RESCATÓ EL DECORO DEL PUEBLO: SU ASESOR JESÚS SILVA HERZOG

El 18 de marzo de 1980, el diario Unomásuno publicó un  suplemento especial por los 42 años de la Expropiación Petrolera, en el que se incluyeron 5 entrevistas que realicé a  personajes que de una y otra manera participaron en aquella época: el escritor Juan de la Cabada, empleado de una empresa petrolera, Jesús Silva Herzog asesor del gobierno de Cárdenas, el periodista y escritor Renato Leduc, el dirigente comunista y miembro del Sindicato petrolero Valentín Campa y el economista Ricardo Torres Gaytán  funcionario de tres gobiernos,  estudiante de economía en ese entonces. Todos coincidieron en la grandeza de la causa. A Silva Herzog lo entrevisté en su casa, cuando casi ciego y con un gran sentido del humor, hacía bromas sobre su situación. Recordaba como el embajador de México en Estados Unidos en ese entonces, el general Francisco Castillo Nájera, sorprendido de que se le hablara de expropiación, exclamó una frase que don Jesús consideraba histórica mientras soltaba una carcajada, : “¡Ah chingado, va a haber cañonazos!”.

CON JUSTICIA, SE RECONOCIÓ QUE LA IGLESIA CATÓLICA, APOYÓ A CÁRDENAS

Un dato que resalta de esa entrevista con Silva Herzog y que no puede compararse con la actitud actual de la jerarquía católica, fue el comportamiento de esa iglesia ante el general Cárdenas, pese a que estaban frescos los sucesos de los cristeros. Dijo don Jesús al referirse a los que apoyaron: “La inmensa mayoría estuvo al lado de Cárdenas. La izquierda desde luego con más razón. En cuanto a la alta burguesía, no tengo elementos para juzgarla, pero si hubo en ese entonces, un dato para la historia de México: la posición de la iglesia a favor de la expropiación es algo que no se puede negar. Después de todo, a cada quien lo suyo”.  Por su parte, el gran Juan de la Cabada me leyó varias calaveras suyas durante la entrevista. Publico una de ellas que quizá él dedicaría a  las transnacionales que en este momento gozan de nuestros recursos, como lo hicieron con el petróleo en  aquella época:

Así cantan las empresas

pero nada lograrán

se volverán a sus huesos

y esta guerra perderán

y llenitas de gusanos

al infierno arrastrarán

a los malos mexicanos

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

LIBROS DE AYER Y HOY/ Monterroso y Las ilusiones perdidas

TERESA GIL Si Augusto Monterroso viviera, la excelencia de sus fábulas se hubiera hecho presente …