LIBROS DE AYER Y HOY/ Assange y el impacto ecuatoriano

TERESA GIL

Los sucesos sobre el rompimiento de relaciones de México con Ecuador, aunque no son la causa, dejan en suspenso el caso Julian Assange como un asunto que ha fincado diferencias entre los dos países. En reiteradas ocasiones el presidente AMLO ha ofrecido asilo al creador de Wikileaks. Incluso su padre y hermano estuvieron en la Mañanera muy agradecidos por la deferencia del mandatario que no ha podido concretarse quizá por ese doble fondo que se conoce ya de Joe Biden. AMLO tal vez confió en que a través de Biden podría lograrse la solución del problema. Vana idea. La real postura del presidente de Estados Unidos se ha exhibido de plano en este momento con su apoyo a Israel. Y el caso Assange, aunque sigue su marcha está muy lejos de los intereses actuales del presidente gringo. En ese lapso, el principal defensor de Assange el ex presidente Rafael Correa, ha sufrido también persecuciones y es difícil que ante un derechista como Daniel Noboa, se pudiera avanzar en el caso.

DOS EMBAJADAS VIOLADAS IDENTIFICAN A GOBIERNOS ECUATORIANOS

Los graves sucesos ocurridos en la embajada mexicana en Quito y la traición de Lenin Moreno al entregar a Julián Assange a Reino Unido, dan fe de lo que son capaces los gobiernos de derecha ecuatorianos, aunque Moreno quiso presumir de cierto izquierdismo.  Los acontecimientos del 5 de abril desnudaron la figura de Daniel Noboa ya muy expuesta en el sistema penitenciario que había aplicado y otras decisiones. Pero en estos últimos casos la violación en la embajada mexicana aún no se daba.  Sobre Noboa se alzaba ya la decisión traidora de la figura de Lenin Moreno el que viene a ser realmente el culpable de la situación que encara en Reino Unido Julian Assange. Si éste estaba protegido por un derecho universal, nunca debió haber sido entregado a las autoridades inglesas. Pero los mismos tribunales ecuatorianos crearon las condiciones para señalar como inoperantes las leyes que llevaron a darle la ciudadanía al australiano y dieron pie a que con esa resolución, Assange fuera entregado por Moreno. Siete años después de que Correa había aplicado su reclusión en la embajada de Ecuador, fue acusado de una serie de sucias denuncias nunca probadas, en la que estaba metido Estados Unidos ante informes que WikiLeaks envió sobre los Clinton. Solo con la voluntad de un mandatario como era Moreno en ese entonces, podía haberse abierto la embajada que respetaba hasta entonces el derecho internacional de asilo. Y Assange fue procesado por los ingleses.

MÉXICO APOYADO, ELEVA DENUNCIAS Y LA OEA RECHAZA LA ACCIÓN DE ECUADOR

Aunque la OEA propone un diálogo entre los dos países, éste es absurdo porque ya ha habido una grave agresión y se violó el derecho de un protegido por el derecho de asilo. México se enfila, según los últimos acontecimientos a la exigencia de sancionar a Ecuador. Y debe pedir la liberación del expresidente Jorge Glas. Por su parte, la CELAC convoca a todos sus estados miembros en el continente, para discutir la agresión y pedir lo que corresponda. En cuanto al otro caso comentado que se relaciona con la extradición de Assange, éste presentó hace unas semanas el último de sus recursos demandando su libertad y la no extradición a Estados Unidos. La decisión de los tribunales ingleses está en suspenso.

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

LIBROS DE AYER Y HOY/ Poetas sureños. En la debacle, busquemos la poesía

TERESA GIL Mientras trata de instalarse una dictadura partidista que parece cosa de broma, nos …