HOMO POLÍTICUS/ Candidatas, entre el engaño y la franqueza

“Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería” Bismark

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ BLANCO

Primero escúchalas; tu intuición, experiencia, sentido común y tu yo interno, te gritarán quién te miente y quién es franca, míralas y escúchalas con cuidado, luego….. escúchate a ti mismo.

Elegir una mentirosa, a sabiendas que te engaña, define la clase de ser humano que asume esa determinación, es una pésima decisión; la mentira tergiversa la realidad y prolonga el error a cambio de un beneficio personal, optar por ella te denigra y conduce inexorablemente al sufrimiento, en cambio, la verdad suele ser dolorosa, pero eso es temporal, vindica, fortalece el espíritu, legitima y es el requisito más importante para una vida feliz y congruente con los valores, los elementos más relevantes de la dignidad personal son la valentía, la integridad y la verdad.

Quién te jura que no robará, no mentirá y no traicionará, te está diciendo que sí lo hará porque es lo que tiene en mente y necesita conducirte a que pienses que no lo hará, ese discurso, nos muestra quién es en realidad; quién es sincero, lo sostiene con su conducta de cara al sol, sin trucos, sin querer convencerte de que es honesto.

Decididamente, es mejor optar por la verdad que por la mentira, esta deliberación, viene al caso por el ambiente electoral que vivimos y nuestra necesidad de elegir y respondernos ¿Quién nos miente? ya que debemos renovar gobierno, la tarea no es fácil, exige cuidado, votar sin pensar, es como disparar sin apuntar y el tiro suele pegarnos a nosotros mismos o a nuestros seres cercanos; es mejor acompañarnos en la vida con quién nos dice la verdad que con quien nos engaña para beneficiarse, quién te miente te domina, mejor, reflexionemos con prudencia, mientras podamos.

Desde hace años, y tristemente por la forma de ser de nuestro pueblo retraído en la mínima exigencia política, las campañas electorales se deformaron para convertirse en “reality shows”, se redujeron a espectáculos en tiempo real con el propósito de captar sus preferencias, ¡Ni modo que no!, si la mayoría de electores por su incultura e idiosincrasia toma su decisión por espejitos, pues eso ofrecen los partidos políticos sin importar proyectos ni el destino de los pueblos, por razones como esta, las propuestas de fondo de las campañas, no están en las discusiones de la sociedad, sólo de grupos atentos.

El caso reciente más grotesco fue la campaña presidencial del 2018, en la que Andrés Manuel, engañó al electorado con planteamientos adorables que claramente sabía que no cumpliría, prometió bar el precio de la gasolina a $10.000 pesos, un gobierno honesto, sin corrupción, que encuartelaría a los militares, abatir los cárteles y su violencia, resolver la inseguridad, que apoyaría al campo, que no endeudaría al país, que mejoraría los servicios de salud para hacerlos universales y que preservaría la Constitución que protestó guardar y hacer guardar entre otras ilusiones.

Puros engaños que se escuchan de maravilla en campaña pero que se convirtieron en atole con el dedo; cuando se hizo presidente, ¡Téngala pueblo bobo!, “no me vengan con que la ley es la ley”, todos supimos de la rapiña de sus colaboradores, hermanos e hijos, vimos grabaciones de sobres con dinero entregados a sus agentes cercanos, se volvió narcopresidente, endeudó el país, dispuso de todos los fondos nacionales que desapareció sin que se sepa su destino, posicionó a los militares como un poder real para preparar una maquinaria de golpe de estado, polarizó a la sociedad en un discurso de odio, sin consulta a la sociedad decidió orientar al país al socialismo, minar empresarios y amagar a la clase media, vincular a gobernantes con líderes de mafiosos que extorsionan, construyó una idolatría hacia su persona como su principal apuesta política, resultó toda una decepción contraria a los valores de la izquierda que juró postular y a los de la incipiente democracia que habíamos construido los mexicanos; lo invoco por la necesidad de percatarnos de que esa opción política hoy se replica exactamente como la misma sopa.

Ahora en 2024, tenemos en esencia dos candidatas al mismo cargo, escrutemos ¿Quién es quién y qué ofrecen?

Por parte del oficialismo, puja un partido de un solo hombre, quién ante los vacíos de la oposición optó postular una candidata espejo de él, sirviente de su adoratorio, insípida; la eligió motivado por el fracaso de su intento reeleccionista y su obsesión de imponer un maximato, impuso a Claudia Sheinbaum quién le subsidió obras y mantiene ocultas cuentas desde que gobernó la capital.

Su apellido extranjero, fue cuestionado por su inelegibilidad y cuando esa candidata exhibió su acta para salir del paso, todo México vimos que era falsa y expedida por el gobierno que ella dirigía ya que no existía con las siglas visibles en el acta cuando ella nació, ¡Qué vergüenza! por mentirosa, ella es un fraude inelegible, peor porque jamás ha denunciado al presidente ni su abrumadora corrupción ni la de algún morenista y su principal postulado de campaña es continuar con el adoratorio público de su mentor bajo el discurso de preservar su legado y ponerle un segundo piso a sus ocurrencias.

Claudia te ofrece una vida fácil, cómoda con un gobierno paternalista que te dará subsidios cómodos en dinero sonante sin nada a cambio, sólo asistenciales, esta es razón suficiente para no creerle y saber que te engaña, imagina el futuro de tus hijos criados así, dependientes del paternalismo protector.

Claudia anunció 100 acciones, que evidencian que su candidatura es una réplica de hace 6 años, si fuera real su ánimo impulsar los espejitos que postuló, los hubiera desarrollado cuando gobernó la capital, ¿Poque no inició esas propuestas entonces?

Si no lo hizo cuando tuvo oportunidad real de hacerlo, es porque no era su intención ni su interés y no lo hará después porque su compromiso confeso es continuar con el pejismo que no impulsar esos proyectos que se escuchan “lindos”, ¡Ella miente!.

Imposible creer en ella que protagonizó un gobierno gravemente deshonesto y corrupto, casi todos sus contratos públicos fueron otorgados por asignación directa a cambio de moches, no previno la crisis hídrica, preservó la hiper violencia e inseguridad, la ineficiencia y corrupción del ministerio público y la policía, toleró y encubrió el crecimiento de las bandas criminales que vendeno drogas y extorsionan, consintió la deforestación y el peculado que impedía a las dependencias disponer de los recursos para canalizarlos a los intereses del presidente, incorporó en posiciones de decisión a mediocres que no deciden nada, sólo flotan en sus cargos en pago a compromisos políticos de manipulación social y fidelidad ciega y sorda.

En la capital padecemos de enanez del gobierno y votaremos contra Claudia, sabemos y sufrimos su corrupción y artificialidad, sabemos que usó dinero público nuestro para postularse, que abandonó su compromiso de gobernar para ponerse en modo campaña desde hace dos años manejada por el presidente, todo ilícito, antidemocrático y contra el espíritu de la Constitución, ¡YA BASTA!, ¡NO MÁS!, ya tuvimos suficiente con los gobiernos de simulación y con pervertidores de la política que la ejercen con las peores prácticas de sus antecesores que juraron corregir.

Contra esa opción, contiende Xóchitl Gálvez que surgió de manera espontánea postulada por la sociedad civil que se organizó protestando abiertamente contra los abusos antidemocráticos del pejismo.

Xóchitl, protagoniza una campaña sin dinero, apoyada por la sociedad abierta a la que se sumaron los partidos políticos abatidos por la paliza que les repudió por las malas prácticas de sus agentes nefastos que antaño nos engañaron como ahora hacen los del partido oficial, su nombre es mexicanísimo, de origen indígena y cruda pobreza, es producto de la cultura del esfuerzo que nos identifica y surgió a la fama por mérito propio, su carisma personal irrumpió en la arena pública y avanza a pesar de la campaña negra perpetrada por el gobierno y sus calumniadores profesionales, ha superado los ataques fiscalizadores del estado y se ha sobrepuesto a la mala fama de los partidos que la apoyan.

Difundió una oferta política sintetizada en 355 planteamientos construida en foros temáticos desarrollados por inteligencias expertas y plurales de México, cada una diseñada con métodos que explican su viabilidad para hacerse realidad.

Igual que en cada campaña, nadie sabemos si cumplirá, pero tenemos a la vista que es una campaña congruente, repulsiva a la fastuosa corrupción de la oficialista, austera, sin financiamiento excesivo que suponga dinero ilícito, respaldada por la sociedad a base de cartones con una equis en un corazón que evidencian el apoyo de la sociedad civil apartidista, le conocemos un discurso disruptivo que denuncia la corrupción y la injusticia.

Le conocemos su vocación altruista, afín a las causas sociales, a la protección de niños, ancianos, mujeres y grupos vulnerables, al medio ambiente y a la tecnología, afecta a la cultura del mérito, del esfuerzo superador de adversidades y conquistadora de éxitos personales.

Por razones de idiosincrasia, México se identifica más con una mujer luchona surgida por la cultura del esfuerzo y del mérito que usa un nombre mexicano que con la calca de un dictador que usa un apellido extranjero, nos mueve más la identificación con quién denuncia el delito que con quién lo encubre, nos identifica más la esperanza de una gestión ética que la amenaza de prolongar la corrupción rapaz y la mediocridad de un gorilato como el que padecemos.

Afirmo lo obvio, que Claudia nos miente, que perpetra un maximato de su padrino, surgió a la política sin capital personal propio, usa el indexado de su Peje, ella no tiene luz propia está en la palestra sin precedentes de altruismo, sin méritos personales ni reales de gobierno, mintió al ocultar sus gastos excesivos de pre campaña que conocimos todos y los de obras en la ciudad de México.

En cambio.

Xóchitl, es repelente a la mediocridad, lo suyo, ampliamente acreditado, es ser talentosa, exitosa, rebelde, luchona, con valores altruistas, de asistencia y solidaridad social conocidos en su trayectoria y en su discurso personal de toda su vida, fue rebelde ante las circunstancias de su origen, su pobreza, contra el propio Fox que la incorporó a la política, enfrentó y superó adversidades familiares como el machismo y la violencia lacerante contra las mujeres, es todo un caso de éxito con reconocimientos internacionales.

Por supuesto, que prefiero luchar al lado de la mujer valiente que eligió Fresnillo en Zacatecas, gobernado por el morenismo, que es el sitio más violento de México para iniciar su campaña retando a los cárteles y jurar que los enfrentará y vencerá, desde donde ofreció una esperanza a los pueblos que sufren la violencia desbordada que asesina y ha enlutado miles de familias mexicanas.

Prefiero creer en la Xóchitl valiente y franca y en el movimiento civil que la impulsa, porque es mucho mejor, apostar por ella, por sus méritos personales porque abiertamente ha exigido a los partidos que la apoyan que deben superarse y corregir las malas prácticas que viciaron sus prestigios, que apuesta por la tecnología, los valores del cuidado al medio ambiente y compromete un apoyo a la población ofreciendo empoderarlos creando condiciones de superación de sus condiciones marginales sin clientelismo electoral y quien con autenticidad le apuesta a la educación y al mérito del esfuerzo, valores que respalda con su trayectoria personal.

Xóchitl te ofrece sin medias tintas, como Churchil a su pueblo cuando la guerra, sangre, sudor y lágrimas, un ambiente de trabajo, de lucha por corregir lo malo, superar adversidades y la cruda realidad, vencer las causas de la pobreza y a los cárteles sin paternalismos clientelares, ¡Esa es franqueza! y la prefiero al engaño, ahora, imagina el futuro de tus hijos formados en la valentía y en la cultura del esfuerzo.

Claudia significa prolongar la mentira sistémica, la tergiversación de la realidad, la cultura de un gobierno que fomenta el odio, la pervivencia de otros datos irreales, la orientación hacia un socialismo rancio y fracasado, el gobierno aliado con cárteles de droga y violencia el desmantelamiento de la democracia y un gobierno invasivo de la vida privada.

Xóchitl, significa la esperanza de un gobierno repelente a la corrupción, que entiende que sin seguridad no hay libertad, tecnológico, integrado por inteligencias altamente calificadas, apostador por el esfuerzo personal, el mérito y el respeto a la propiedad privada, comprometido con la educación y el respeto a la individualidad.

Prefiero optar por la esperanza que por la amenaza de prolongar al peor gobierno que hemos conocido todos los que estamos vivos en México.

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

HOMO POLÍTICUS/ México perdió la elección

“Perdiiiiimos compadre …… « Dicho popular de quién nos hizo creer que ganaríamos JOSE CARLOS …