EL OTRO DATO/ Se juega con la salud

JUAN CHÁVEZ. Los contagios se están escondiendo. Si López Obrador hubiera seguido la recomendación que dieron las autoridades de la Ciudad de México este fin de semana, no hubiera tenido necesidad de haberse hecho  la prueba del Covid.

Trató de esconder su infección. Amanecí “un poco ronco”, dijo en su mañanera del lunes y cuando agregó que tenía molestias “en la garganta”, estaba claro que ya se encontraba infectado y que puso en riesgo a funcionarios y periodistas reunidos en el salón Tesorería de Palacio Nacional.

Si el presidente hubiera seguido la recomendación que dieron las autoridades de la Ciudad de México este fin de semana, no se hubiera hecho la prueba y se hubiera aislado por siete días automáticamente al percibir los síntomas respiratorios.

Pero así estamos, soportando a un mandatario irresponsable y la amenaza de los científicos de que la mitad de la población mexicana enfermera de Ómicron en los dos próximos meses.

El pasado fin de semana se registró una nueva marca diaria de contagios de Ccovid-19 en México. Fueron 30 mil 671 casos.

Con las recomendaciones de las autoridades capitalinas, pareciera que se pretende que el número de contagios registrado no crezca de manera escandalosa.

Saben que vamos a llegar a niveles que tal vez dupliquen los máximos que habíamos tenido previamente en la pandemia o incluso vayan a ser mayores, si nos atenemos a lo sucedido en otros países.

La visión de que los síntomas producidos por la variante Ómicron son más leves, está conduciendo a que el gobierno federal y el de la CDMX desestimen el crecimiento de los casos y busquen que en los registros oficiales no se muestre un disparo que refleje la realidad que estamos viviendo.

Hasta la fecha, pareciera que en términos generales todavía los niveles de hospitalización son manejables en nuestro país. Y la apuesta de la autoridad es que así sigan. Pero, es una apuesta.

La realidad es que aún no sabemos cuál pueda ser el impacto en la demanda de servicios hospitalarios.

Tenemos casos como el de Estados Unidos, en donde el sistema hospitalario nuevamente se encuentra desbordado en algunos puntos por la enorme cantidad de pacientes que está acudiendo con síntomas de Covid y que requieren de cuidados hospitalarios.

La cantidad de hospitalizados ha rebasado ya los 130 mil y está cerca de los 133 mil que fueron el pico más alto hasta ahora, registrado en enero del año pasado.

Ahora insisten en que no tendremos una demanda excesiva de servicios hospitalarios.

El hecho es que no lo sabemos del todo y que sí existen posibilidades de que tal demanda se presente en virtud del volumen tan grande de contagios que se está produciendo en nuestro país.

Quisiéramos que el Covid ya hubiera desaparecido y que la pandemia ya fuera un asunto olvidado.

Pero sigue presente y sigue teniendo la capacidad de trastornar nuestra vida y afectar de una u otra manera a la actividad económica.

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Más de la corrupción en el Ejército

JUAN CHÁVEZ López Obrador, como los niños, “jugó a los soldaditos”. Los soldaditos infantiles son …