DESDE CASA/ A ver si ahora si…

ANA LYDIA VALDÉS

El pasado 23 de febrero los jugadores involucrados en la industria inmobiliaria presentaron el documento Rumbo a un futuro habitacional y urbano sostenible con más de 40 propuestas para rescatar la vivienda en México. Una vez más, se incluyó el rubro “financiamiento para economías mixtas e informales”, con la finalidad de apoyar la compra de vivienda por parte de los no bancarizados, los que trabajan por su cuenta o se dedican a la economía informal. A ver si ahora sí se logran esquemas viables para una gran población que no tiene la capacidad de comprar una casa por encima de los 550 mil pesos que esté bien ubicada y con servicios. Según TINSA el promedio de la vivienda en CDMX es de millón y medio. Y es que, a pesar de los esfuerzos de la banca comercial por alargar los plazos de crédito de 20 a 25 años para pagar una mensualidad más baja, además de incluir ingresos de más personas (padres, hijos o hermanos) a la hora de solicitar un financiamiento hipotecario no es factible hacerse de un patrimonio.

Enrique Margain, director de Crédito Hipotecario de la Asociación de Bancos de México (ABM) mencionó sobre un nuevo esquema de cofinanciamiento que saldrá al mercado este año, resultado de una alianza entre la banca comercial y el Infonavit. El nuevo producto llamado ‘Unamos crédito’ tomará como garantía los saldos de las cuentas de vivienda y con ello el otorgamiento de crédito podría favorecer a más familias y recuperar los niveles previos a la pandemia. Otro factor determinante en la compra de vivienda son las tasas de interés que están 100 puntos (equivalente a uno por ciento) arriba de lo que teníamos hace 18 meses, lo que genera que las parejas jóvenes tarden más en comprar su casa.

Pero regresemos a la pregunta inicial ¿Y los No Afiliados para cuándo? “Es una tarea pendiente”, reconocen las cámaras de comercio y la banca.  Faltan alternativas y estrategias generar suelo accesible. Los subsidios pueden orientarse hacia el suelo “porque el suelo es muy caro y no permite generar vivienda económica”, dicen los desarrolladores.

 

De regreso a la construcción

Un día después del anuncio del megaproyecto para rescatar la vivienda el director del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez habló en La Mañanera sobre el regreso del Instituto a la construcción habitacional. La propuesta encuadra en formato de “reforma constitucional” y aunque presenta un escenario ideal causó severas dudas entre los analistas del sector. La meta de construcción serían 75,000 viviendas al año con un presupuesto inicial de 700 mil millones de pesos, lo que además crearía hasta un millón de empleos. Para garantizar la demanda, los interesados primero tendrán que adquirir la vivienda en renta y después de 10 años tendrían la opción a compra y los pagos de renta previos serían considerados como abonos a la adquisición del inmueble. Por supuesto, la renta no podrá ser más del 30% del salario con la acotación de que “pagará menos quien menos gane”. Cabe recordar que a partir de 2023 aplica la incorporación voluntaria al Infonavit y así cualquier persona puede acceder a un crédito para vivienda. “Con esto estamos seguros de que la mayoría de los trabajadores podrían adquirir el inmueble después de estos años de pago y de cotización”, asentó Martínez Velázquez.

En tanto, el director de Estudios Económicos de Banamex Sergio Kurzczyn, calificó la iniciativa del Infonavit como -escueta y oscura-. “Hace falta un diagnóstico de por qué el Infonavit mantiene el mismo nivel de préstamos de hace siete años”, dijo. ¿Por qué la construcción de casas y departamentos está a niveles de 2017? Por un lado, está la visión de los desarrolladores que están a favor de los subsidios y que ahora ya no hay. Según Martínez Velázquez esta petición responde “a la ambición de los desarrolladores que quieren ganar mucho y tienen que acostumbrarse a ganar menos”. A su vez los desarrolladores señalan que los precios de los insumos de producción de vivienda han aumentado mucho, de ahí los incrementos al precio de la vivienda. En este sentido, la iniciativa que propone el Infonavit no dice quién va a pagar esos subsidios. “Por un lado, está la renta y por otro la construcción de vivienda, un esquema oscuro que será difícil que se apruebe…”, finalizó Kurzczyn.

www.entresemana.mx

Check Also

DESDE CASA/ The Real Estate Show

ANA LYDIA VALDÉS La Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) celebró la vigésima edición de su …