BELLAS Y AIROSAS/ Honestamente 8 de marzo

ELVIRA HERNÁNDEZ CARBALLIDO

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo. Soy mujer que no quiere homenajes ni rosas sin espinas.

Soy mujer que quiere que me reconozcas como compañera y no como enemiga.

Soy mujer que te invita a descubrirnos en las princesas aztecas que desoladas vieron la destrucción de su cultura pero que guardaron sus historias para no olvidar nuestro origen de plumas, águilas y serpientes devoradas.

Soy mujer que le gusta pasear con las monjas de la época colonial para inventar esa palabra que mejor representa nuestras complicidades como es la sororidad.

Soy mujer que comparte la misma convicción de Leona Vicario y repite con seguridad que el amor no es el único móvil de las acciones femeninas sino también el amor a la patria y sabemos luchar por ese ideal.

Soy mujer que pone en el encabezado de una primera plana una frase retadora que se convierte en la noticia del siglo XIX: Aquí estamos. Y desde ese instante el periodismo fue nuestra trinchera y lo personal se hizo político.

Soy mujer que en 1910 se asomó al estribo de un tren revolucionario y extendió la mirada a un futuro más justo.

Soy esa mujer que en el México postrevolucionario se atrevió a cortarse el cabello y ser una pelona rebelde que lucha decidida por su identidad elegida.

Soy esa mujer que empezó a salir a la calle para exigir ser reconocidas como ciudadanas y votar por quienes creemos o no votar por quien no nos convence.

Soy esa mujer que aprendió a mirar como Nahui Ollin, a descubrirse a sí misma como Frida Khalo y a jugar con los colores de María Izquierdo para que nunca adivines que es lo que siento.

Soy esa mujer que heredó el reto de usar alegremente una minifalda y hacer la señal de la paz y el amor, mientras lucho por la paz con amor y hago en paz el amor.

Soy esa mujer que escribe con el puño de Rosario Castellanos que existe otra forma de ser humano y libre.

Soy esa mujer que escribió en FEM y Doble Jornada para denunciar quiénes queremos ser. Y ahora se siente bellairosa para ir como el viento con su fuerza de mujer.

Soy esa mujer que no quiere un 8 de marzo confundido con un 10 de mayo, que no quiere un 8 de marzo con discursos falsos e inauguraciones de monumentos efímeros.

Soy una mujer que quiere un 8 de marzo para reivindicarse, para encontrarse, para amarse en una mirada iluminada de esa sororidad masculina que me invita a enamorarme. Soy esa mujer que cree en los ojos de otra que no es como yo pero que cree en nuestro género eternamente femenino y feminista, fuerte y frágil, amado y olvidado

Soy esa mujer envuelta en los sueños de lo que soy y provocada por los ideales de lo que quiero ser.

Y honestamente digo: ya viene otro 8 de marzo…

www.entresemana.mx

Check Also

BELLAS Y AIROSAS/ Y diversa de mí misma entre vuestras plumas

ELVIRA HERNÁNDEZ CARBALLIDO SemMéxico, Pachuca, Hidalgo. Se dice que cualquier fecha y cualquier lugar son …