AUNQUE PESE/ Democracia efectiva

SALVADOR MARTÍNEZ G.

Dice el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que la democracia es el “sistema político en el cual la soberanía reside en el pueblo, que la ejerce directamente o por medio de representantes”, otra acepción define que es el “término referido para designar a una de las formas de gobierno en que puede ejercerse el poder político del y para el pueblo”.

Como se puede observar en ambos términos se utiliza la palabra pueblo, no el eufemismo de Sociedad Civil acuñado por el neoliberalismo para diferenciarse de las capas populares del “Popolo”.

Por ello cabe subrayar que la histeria de algunos ejemplificada en las manifestaciones del pasado domingo por el peligro que vive nuestra democracia, es un alarmismo sin sentido.

Mientras la ciudadanía pueda ejercer su derecho al voto y éste representar el legítimo reclamo de Sufragio Efectivo, hay auténtica democracia. Pese a quien le pese.

El cómo estructurar el sistema electoral radica también en la soberanía del pueblo, que como lo dice el artículo 39 constitucional, “todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo el tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”.

Que no se rasguen las vestiduras quienes dicen ver amenazadas las instituciones democráticas, pues saben bien que las actuales fueron creadas por el neoliberalismo para perpetuar sus ventajas sobre las mayorías populares.

En este proceso electoral lo más importante es y será la voluntad del pueblo reflejada en las urnas y si la mayoría no coincide con la visión de Claudio X González y compañía, no deja de ser democracia pura y auténtica.

Que el pueblo se manifieste con su voto y determine quién será quien le gobierne en el próximo sexenio, e igualmente defina los cambios legales o constitucionales que la mayoría determine. Eso es democracia.

SUSURROS

Por más que la cúpula de Morena en la Ciudad de México haya ya definido a sus candidatos para las alcaldías, diputaciones locales y federales, senadurías, las designaciones no dejaron a todos contentos.

La unidad es nuestra fuerza, dice el lema de Morena y para confirmarlo salieron para la foto algunos de los sediciosos resentidos Francisco Chíguil, Martha Ávila, Nancy Núñez y Cara Brugada, pero lo cierto es que la ansiada unidad no está garantizada especialmente en el trabajo de campo que todos los dirigentes políticos morenistas deben realizar para asegurar el triunfo electoral del 2 de julio próximo.

Si la unidad se da sólo de dientes para afuera, habrá riesgos en los resultados comiciales para Gustavo A. Madero, Iztacalco, Xochimilco y hasta Iztapalapa. Cuidado.

[email protected] Twitter: @salvador_mtz

www.entresemana.mx

Check Also

AUNQUE PESE/ Voluntad democrática

SALVADOR MARTÍNEZ G. Un gran escándalo mediático ha logrado imponer a los sectores neoliberales, especialmente …