UTOPÍA/ Otra batalla: 26 de febrero y 18 de marzo

EDUARDO IBARRA AGUIRRE. Dentro de un mes las oposiciones mediáticas –las del poderoso oligopolio desinformativo–, empresariales y partidistas –en último término–, escenificarán un nuevo capítulo de su puja por “¡El INE no se toca!”, que en estricto rigor tiene como fondo mantener el control casi completo del “árbitro” electoral para que en junio de 2024 estén en aptitud de disputar a la Cuarta Transformación el Palacio Nacional si no es que Los Pinos, rescatándolo de manos de la plebe, el populacho que lo usa como centro para la cultura, la recreación y el debate.

Con la marcha y mitin del 26 de febrero buscan los numerosos convocantes –que no necesariamente se traducirá en asistentes–, rechazar la muy acotada reforma electoral o Plan B que impulsa la 4T, tras la derrota que le impusieron las minoritarias oposiciones legislativas al proyecto de cambio constitucional al no reunir los dos tercios de los votos indispensables.

La concentración será sólo expresión condensada de la ofensiva política y mediática, con la dictadura a su servicio, así como la judicial mediante recursos a la Suprema Corte para que invalide la limitada reforma oficial que se debatirá y aprobará el próximo mes y para la que desde ahora tanto el Instituto Nacional Electoral como la alianza partidista Va por México, anuncian impugnaciones judiciales.

A la demostración de fuerza de las oligarquías tanto política como económica, por medio de sus representativos partidistas y los de la “sociedad civil” (los partidos y grupos empresariales disfrazados), es preciso contemplar la iniciativa presidencial para que el 18 de marzo sus partidarios y simpatizantes se concentren en el Zócalo con motivo del 85 aniversario de la expropiación petrolera, gesta encabezada por el general Lázaro Cárdenas. “Va a ser fiesta, porque rescatamos a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad”, explicó el presidente Andrés Manuel en la mañanera del miércoles 25.

Además porque en julio comienza la producción de la refinería de Dos Bocas, con una primera fase de 170 000 barriles diarios y llegará a su máxima capacidad productiva el próximo año. Con tal proyecto y el rescate de las seis refinerías ubicadas en el país más la texana de Houston, México será por fin autosuficiente en combustibles en 2024. El proceso de generación en Tabasco, como en cualquier refinería, como sucedió en Salina Cruz hace 40 años, se requiere un periodo de integración para arrancar la producción, y en el caso de la planta en Oaxaca, tardó un año para producir.

Festejar los avances en el proceso de conquista de la autosuficiencia energética más de cuatro décadas después, no es poca cosa y va mucho más allá de la coyuntura legislativa del ultraconservador  grito demagógico, pero ciertamente exitoso, “¡El INE no se toca!”

Cuando en un país se enarbolan tales consigas significa que el inmovilismo político y social niega la posibilidad de reformar, de actualización de cualquier institución que siempre debe renovarse para servir mejor a México. Y son muchas las instituciones públicas que requieren una puesta al día, más aún el Instituto Nacional Electoral que por sí mismo y de su antecesor Instituto Federal Electoral fue el actor más protagónico en la alteración de los resultados electorales de julio de 2006 y seis años más tarde se hizo de la vista gorda frente los escandalosos gastos de campaña de Enrique Peña Nieto y castigaron económicamente a los denunciantes. Para no hablar del triste papel de árbitro parcial que desempeñó en las elecciones de 2021 y 2023.

Acuse de recibo

Vale la pena releer la nota de La Jornada, “la de ocho”, sobre las declaraciones del director de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, en torno a los atracos gubernamentales a Petróleos Mexicanos, el caso Pemexgate (transferencia de fondos a la campaña presidencial del PRI en 2000) que no eran 500 millones de pesos, los que se robaron sino 1 100, todo sacado a través del sindicato. Y el entonces IFE, encabezado por José Woldenberg (el señor de “¡El INE no se toca!”) les dio 50% de descuento, partido que finalmente no erogó un solo pesos. El INE “no es la institución inmaculada, nunca lo fue, viví allí, conozco sus movidas”, recuerda Pablo Gómez Álvarez como antes lo hizo en Tercer Grado. https://www.jornada.com.mx/2023/01/18/economia/017n1eco (…) Del periodista Arturo Sandoval: “Recordarás mi querido Eduardo que una vez dijiste que los libros son mejores que las películas del mismo tema. Yo te puse como ejemplo El Padrino. Donde el libro es malo y la película, incluso la trilogía son excelentes, de lo mejor. Bueno de la compilación que te mando, no he leído los libros y he visto casi todas, pero confirma que varias películas son mejores que el texto”… Mi experiencia es la opuesta y son los dos ámbitos artísticos que más disfruto. Pero en gustos se rompen géneros (…) https://www.msn.com/es-mx/entretenimiento/cine/pel%C3%ADculas-maravillosas-que-son-mejores-que-los-libros/ss-

http://www.forumenlinea.com/    [email protected]    Twitter@IbarraAguirreEd

www.entresemana.mx

Check Also

UTOPÍA/ Las derechas españolas ignoran a Gálvez

EDUARDO IBARRA AGUIRRE A pesar del entusiasmo de Héctor Aguilar Camín por los viajes de …