PULSO/ La bañera y la normalización de la ilegalidad

EDUARDO MERAZ. Con la arrogancia de sentirse impune, el cuatroteísmo avanza confiado en normalizar la ilegalidad en el ejercicio del poder. La transgresión del marco jurídico es parte sustantiva de sus abusos y costumbres, pues les basta ser purificados en la bañera de la Casa Gris de Houston para contar con el manto protector de la investidura presidencial.

Los ejemplos más emblemáticos del comportamiento anormal -fuera de las normas- del presidente sin nombre, sin estatua y sin gracia son los de todo el procedimiento para la realización de la consulta de revocación de mandato y la actitud chantajista –que no cabildeo– hacia los ministros de la Suprema Corte para revivir la Ley de la Industria Eléctrica.

La operación de Estado llevada a cabo para el ejercicio revocatorio, ha implicado el uso discrecional y desmedido de recursos públicos, que en realidad son los impuestos que pagamos y, sin duda, alentará la ambición reeleccionista que priva en Palacio Nacional.

La noche del domingo 10 de abril, se sabrá si hay condiciones para cumplir los sueños  absolutistas del mandatario sin gracia; o bien, tendrá que prestar o compartir los trastos y la plaza con una de las corcholatas, en una especie de maximato tropical versión 4T.

De otra parte, son inevitables las suspicacias generadas por la visita del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, por las instalaciones  de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, un día antes del análisis y discusión sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad de la Ley de la Industria Eléctrica, aprobada por la mayoría oficialista en el Congreso de la Unión el año pasado.

La presencia del responsable de la política interior por los pasillos de la Corte no mereció la condena presidencial, como sí hizo con los lobbistas de empresas de México y Estados Unidos.

Es muy probable que en las entrevistas con algunos ministros de la  SCJN, López Hernández llevara bajo el brazo los expedientes X de unos de ellos, como mecanismo de persuasión; recurso y método al cual es tan proclive el presidente sin nombre.

De esta manera se confirma la “solidez” de los argumentos económicos esgrimidos por el cuatroteismo para con-vencer a indecisos y adversarios. Razonamientos que le son entregados por la santísima trinidad: el Sistema de Administración Tributaria, la Unidad de Inteligencia Financiera y la Fiscalía General de la República.

Son estas tres instancias las responsables de indagar y elaborar las historias de vida de propios y extraños, con base en las cuales cabildea y negocia el mandatario sin estatua para evitar acciones disruptivas. cuando trata de imponer sus caprichos.

Esta biblia de la que dispone el inquilino del “Palacio del Bienestar”, aparentemente  es mucho más voluminosa a la que tiene en sus manos su hermano Pío, y es la que cree lo vuelve invulnerable.

Por el momento, el cuatroteísmo no necesita tener la razón jurídica ni la fuerza moral; le basta con tener a la mano los expedientes ocultos de opositores y adversarios y limpiarse la cara en la bañera de Houston.

He dicho.

EFECTO DOMINÓ

La inflación de marzo se ubicó en 7.45% con lo cual es la cifra más alta para el tercer mes del año desde 2001 cuando se registró 7.17 por ciento. En comparación mensual con febrero se aceleró 0.99%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

[email protected]

@Edumermo

www.entresemana.mx

Check Also

PULSO/ El espejo de los metiches

EDUARDO MERAZ Otra vez mirándose en el espejo, el mandatario palaciego señaló, con dedo flamígero …