PALABRAS MÁS/ Sin credibilidad

La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a

 preocuparnos de lo que pensarán de nosotros

 una vez muertos y enterrados.

Ernesto Sábato

ARTURO SUÁREZ RAMÍREZ/ @arturosuarez

Si alguien aprovechó los fracasos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto fue López Obrador, tanto que eso fue lo que abrió la puerta para que llegara en el 2018 a Palacio Nacional, luego de dos campañas fallidas en las que se dijo robado, pero no presentó ninguna evidencia de tal cosa.

Nadie puede negar que López Obrador era un político que encantaba, sobre todo a la hora de contrastar, cuando había que hacer crítica al gobierno en turno, eficiente para prometer y resultó un petardo de pólvora mojada como presidente.

Si de algo se aprovechó el Pejelagarto para hacer campaña fue de la guerra contra el narco de Calderón y de la violencia que desató, a la primera provocación hablaba de que un espurio y pelele ocupaba la presidencia, con Peña no cambió mucho y menos con aquello de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Que decir con los ahora matraqueros que se desgañitaban por la militarización y que ahora justifican simplemente por conveniencia para López.

Así corren los últimos días del sexenio, con un presidente empequeñecido por sus fracasos y tratando de justificar los altos índices de violencia, este es el sexenio con más muertos y los que lamentablemente faltan, no se terminó con la corrupción y es muy difícil, porque así lo ha dicho, que el presidente no esté enterado.

No han sido días fáciles para López y su gran ego, ahí están libros que lo lastiman fuertemente como el de Mari Amparo Casar “Los puntos sobre las Íes” que habla sobre los hierros del presidente y eso desató la furia en Palacio. Lo mismo que el de Anabel Hernández “La Historia Secreta”, que habla de un supuesto financiamiento del narco a su campaña del 2006. Claro que la instrucción es atacar a Anabel Hernández, misma que no hace mucho aplaudían por sus investigaciones sobre Calderón y Peña, la periodista ha detallado el proceso de investigación que la llevó a obtener testimonios de fuentes cercanas a importantes figuras del crimen organizado, así como de colaboradores del gobierno de Estados Unidos.

Anabel Hernández señaló que han existido encuentros entre figuras del gobierno mexicano y líderes del crimen organizado, así como reuniones entre los hijos del presidente y miembros del narcotráfico.

Bueno incluso en la mañanera señaló que no hay más violencia, lo que hay más son homicidios, además que fue durante el periodo neoliberal que se crearon bandas y que es lo que no ha permitido que desciendan los homicidios.

Solo se necesitan dos dedos de frente para entender que el país es peligroso y ni López puede estar conforme con lo que deja… pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo [email protected] y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

www.entresemana.mx

Check Also

PALABRAS MÁS/ Que la impugnen

A veces, la vida es como un jarrón roto.  Así que no importa si el …