PALABRAS MÁS/ La cultura del esfuerzo…

Cuando la tripulación y el capitán están

cordialmente compenetrados, es preciso

un temporal y más que un temporal

para lanzar la nave a tierra.

Rudyard Kipling

ARTURO SUÁREZ RAMÍREZ / @arturosuarez 

No hay engaño con funcionarios de cuarta, ya lo dijo el presidente López Obrador se trata de tener súbditos que ocupen los cargos más importantes del gabinete, para la 4T no es cuestión de profesionales que entreguen buenos resultados, no se trata de especialistas que puedan decirle al presidente por qué caminos hay que transitar, de lo que se trata es de ser adulador, aceptar aquello de 90% de honestidad y 10% de experiencia, pues ahí están los resultados en el deporte.

En descargo de Ana Gabriela Guevara habrá que decir que las cosas no cambiaron tanto con respecto a las administraciones anteriores, seguimos teniendo un sistema en el que primero se demuestra obteniendo resultados, invirtiendo de su bolsa, pasando carencias y luego vienen los apoyos por parte de las autoridades pertinentes, eso se replica en todos los ámbitos de la vida del país, se trata de la cultura del esfuerzo y de la entrega, no digo que eso sea bueno pero eso curte a los grandes como le pasó a Guevara, de esas historias está plagado el deporte nacional.

La complicación viene cuando esos grandes deportistas se vuelven funcionarios, nadie puede poner en tela de juicio los logros como la medalla de plata conseguida en Juegos Olímpicos del 2004, ni la de oro en el Mundial de Atletismo de la sonorense, pero como se dice no es lo mismo ser borracho que cantinero, el funcionario público tiene que administrar y para ello debe de haber preparación, ahí no son suficientes los logros en las canchas o en las pistas, pero es determinante la experiencia de superación y carencias salvadas que el funcionario debería evitar a toda costa para los actuales atletas.

Eso no se cumple con Ana Gabriela Guevara, seamos claros puede tener razón en los mecanismos que impiden otorgar las becas, pero debería ser la primera en gestionar y encontrar los mecanismos para que los recursos les lleguen a las atletas y no solamente mostrar su enojo y repetición como lo hace López Obrador todas las mañanas culpando a los medios por lo hierros que ellos cometen. Seamos claros, tenemos la calidad de funcionarios que el presidente López Obrador ha escogido y en el recae la mayor responsabilidad de los malos manejos como los de la CONADE.

Guevara Espinoza prometió que llevaría al deporte a mejores lugares y que los atletas no tendrían que preocuparse por “vender calzones”, pero su incapacidad y la gran soberbia la sepultó, no es la funcionaria que el deporte necesita, no tiene la preparación porque ni eso queda claro si tiene la preparatoria o no, o como dice Wikipedia cuenta con secundaria trunca, a esos niveles se debería ponderar la preparación académica y no solo la figura. Algunos ejemplos que parecen nimiedades es que cuando fue senadora de la República, el día que tenía que jurar el cargo en el Congreso de la Unión la velocista se confundió de lugar y no llegó a San Lázaro. Como legisladora se olvidó de su materia y no hizo propuestas relevantes.

Este sexenio está entrando a su etapa final y ella va a terminar la administración cobijada desde Palacio Nacional con su sueldo de más de 105 mil pesos y según la investigación de Infobae podría ser más de 200 mil al mes, pero sus resultados van a quedar al descubierto y faltan por aparecer muchos escándalos más en los que estaría involucrada la titular de la CONADE.

La ex velocista padece amnesia al estilo de la 4T, se le olvida que tuvo que lidiar con el racismo, la discriminación y la falta de apoyo en los sexenios priistas y panistas con todo y eso a ella nada le faltó, pero así se las gastan los diferentes… Mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo [email protected] y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

www.entresemana.mx

Check Also

PALABRAS MÁS/ Con mucha fuerza

Para mí no existen lunes ni domingos: solo hay días que pasan en desorden  y …