MIRADA VIOLETA/ Juzgar con enfoque de derechos humanos y perspectiva de género

GUADALUPE RAMOS PONCE

SemMéxico, Guadalajara, Jalisco. En el año 2000 nace Cattrachas, Red Lésbica en Honduras que está por cumplir 24 años de existencia y que desde un principio se ha dedicado a visibilizar las violaciones a los derechos humanos de las personas LGBTI. Además, con el observatorio de medios, cuenta con datos estadísticos desde el año de 1994 hasta la fecha, documentando y sistematizando también todo lo ocurrido durante el año de 2009, que fue el año del Golpe de Estado.

Al inicio Cattrachas era un grupo de personas que junto con su directora Indyra Mendoza, estaban combatiendo la homolesbotransfobia presente en los medios de comunicación en Honduras, a través de los derechos de réplica por los mensajes de odio, discriminación y estigma. Toda esta información se convirtió con el tiempo en un centro de documentación, que ha sido la fortaleza de Cattrachas, a través del monitoreo han tenido la información necesaria para sistematizar patrones y tener evidencia directa para apoyar no solo en las investigaciones para que las muertes violentas no queden impunes, sino también como un mecanismo de prevención, para evitar que las personas LGBTI sean asesinadas y también poder demostrarle al Estado de Honduras que está violentando los derechos humanos de las personas sexo género diversas.

Honduras ha recibido más de 100 recomendaciones específicas LGBTI por parte del Sistema Universal y Sistema Interamericano de Derechos humanas y éstas se han derivado de los informes sombra o alternativos elaborados por la Red Lésbica Cattrachas. Uno de sus logros más importantes, ha sido el litigio estratégico y establecer estándares de derechos humanos en el Sistema Regional de Derechos Humanos (La Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos).

Conocí a la Red Lésbica Cattrachas y a su directora en el año 2010, en aquella ocasión fui invitada a un encuentro Centroamericano de feministas, para hablar de la Sentencia de Campo Algodonero (que recién el 10 de diciembre de 2009 se había dado a conocer por parte de la Corte Interamericana en contra del Estado mexicano por los feminicidios en Ciudad Juárez). Desde entonces, estuve cercana al proceso en el que Cattrachas construyó el caso de Vicky Hernández hasta llegar finalmente a sentencia en el año 2021.

Es el caso de la sentencia del caso de Vicky Hernández, que ha sido un proceso que ha marcado hitos para Honduras y para toda la región de América Latina y el Caribe.

Entre otros resolutivos importantes, la sentencia Vicky Hernández de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordena la generación de protocolos de investigación y administración de justicia durante los procesos penales para casos de personas de la disidencia sexual que sean víctimas de violencia.

Con estos antecedentes de la sentencia de campo algodonero que ordena la generación de protocolos para juzgar con perspectiva de género y la propia sentencia de Vicky Hernández, el Poder Judicial en Honduras realizó del 13 al 15 de marzo de 2024 el taller Juzgando con Perspectiva de Género para juezas y jueces que conocen casos de muertes violentas de mujeres y femicidios, contando con la participación de 19 operadores de justicia a nivel nacional.

Tuve la oportunidad de participar de estos procesos formativos sobre el  desarrollo progresivo de los derechos humanos, lo que hará sin duda, que la comprensión, visibilización y dimensión de todos los estándares internacionales de derechos humanos se incorporen en las próximas sentencias de las y los operadores de justicia en Honduras.

Con esto, se abre la posibilidad de cumplir con lo mandatado en las sentencias internacionales de Campo Algodonero y de Vicky Hernández para que además de los protocolos, se generen procesos de formación, sensibilización y capacitación a las y los operadores de justicia en materia de derechos humanos de la niñez, adolescencia, mujeres, disidencias sexuales y las obligaciones estatales para  desarrollar procesos judiciales con perspectiva de género que impliquen el acceso a la justicia para todas y todos en Honduras.

Mi reconocimiento al trabajo histórico y de litigio estratégico de la Red Lésbica Cattrachas. Mi reconocimiento también al Poder Judicial en Honduras significa un gran avance sin duda, el compromiso de los órganos jurisdiccionales por capacitar y formar a sus operadores de justicia. Ahora les tocará a ellas y ellos comenzar a juzgar con perspectiva de género y lograr resoluciones que combatan la impunidad, reconozcan las diversidades, combatan las desigualdades y procuren la igualdad sustantiva.

Dra. María Guadalupe Ramos Ponce

Coordinadora de CLADEM en México

Profesora Investigadora de la UdeG.

@dralupitaramosp

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

MIRADA VIOLETA/ Marzo, el mes de las mujeres y el más peligroso para las defensoras

GUADALUPE RAMOS PONCE SemMéxico, Guadalajara, Jalisco. Ya se acerca el 8 de marzo, día internacional …