LA CAJA DE PANDORA/ ¡Ay Serrat!, cómo duele decirte adiós

Elvira Gomezturja

Ciudad de México, 22 de mayo (entresemana.mx).

“Todo pasa y todo queda,
Pero lo nuestro es pasar,
Pasar haciendo caminos,
Caminos sobre la mar…”

Lo que algún día me pareció poético, hoy lo descubro fatalista: «Todo pasa, pero lo nuestro es pasar».

Con pesar, lo confieso, escucho a Joan Manuel Serrat que se despide de México, pero en realidad se despide de la vida.

Nacido en Barcelona, este compositor, cantante, actor, poeta, músico, tiene 78 años, y todavía recuerdo a aquel Serrat joven, de cabello largo, ojos vivaces, voz contundente que me dio una entrevista en el escenario de un Auditorio Nacional desierto, al termino del ensayo para una de sus presentaciones; en el que décadas después, esté 18 y 19 de mayo, se congregaron más de 10 mil almas para admirarlo, canturrear con él y llorar su adiós con aplausos…

Ay Joan Manuel, cómo duelen las despedidas…

Atrás quedaron los años en que tu fanaticada esperaba ansiosa tu regreso para escuchar: Penélope, Señora, Hoy puede ser un gran día, La mujer que yo quiero, Cantares, Pastillas para no soñar, Mediterráneo, De vez en cuando la vida, Para la libertad, Esos locos bajitos, Tu nombre me sabe a hierva, Aquellas pequeñas cosas, y tantas más. No sé qué nos gustaba más de ti: Tú, tus canciones, tu rebeldía o el conjunto.

Influenciado por tantos poetas: León Felipe, Antonio Machado, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Federico García Lorca, Pablo Neruda, Mario Benedetti, Joan Salvat-Papasseit; tus detractores decían que no tenías mucho talento, que tu estrella consistía en musicalizar versos famosos… pero esos versos los llevaste a otro nivel. Al colectivo de mucha gente que no lee poesía, los tomaste de la mano con tu música y se los regalaste. Para no tener talento has tenido una carrera larga y brillante, ¡qué tal “si lo hubieras tenido!”

Para los jóvenes de hoy Serrat es un desconocido. Como cualquier joven tuvo sueños de libertad, vivía en una España franquista, represora, que dejó y se exilió en México, nuestro amado país.

Traigo al presente un poco de la historia de este hombre: El 2 de julio de 1973, Serrat fue detenido dos horas en Pamplona porque en un recital recordó una huelga de una compañía que finalizó en un paro general.

Dos años después, en 1975, en consejo de guerra se condenó a muerte a 11 militantes del FRAP y ETA, a seis se les conmutó la pena por prisión. A los otros cinco se les ejecutó. Serrat estaba en México, en rueda de prensa, condenó enérgicamente al franquismo y sus medidas de sometimiento. Se solidarizó con la postura del presidente mexicano Luis Echeverría Álvarez, que reconocía solo al gobierno dela Segunda República Española, en el exilio. Por estas declaraciones Joan Manuel permaneció un año en México, había orden de búsqueda y captura que se giró en su contra. Sus trabajos, como sucedió en 1968, fueron retirados de la difusión y fue censurado por Franco.

Esta situación afectó su disco Para piel de manzana.

El exilio lastimó su inspiración. No pudo componer. Para sobreponerse hizo una gira con sus músicos en un autobús bautizado como La Gordita. Ofreció conciertos a bajo costo y fue un periodo muy duro de su vida. Ignoraba si algún día regresaría a su tierra. De estos tiempos son sus canciones más combativas. Sin inspiración, se valió de las composiciones de otros cantautores o musicalizó poesías de otros poetas con los que expuso su postura, y de paso, los lanzo a la fama multitudinaria.

Estuvo imposibilitado a realizar giras por Hispanoamérica. La dictadura chilena le negó la entrada a la tierra de Gabriela Mistral y Pablo Neruda.

Recuerdo perfecto que me advirtieron antes de la entrevista que Joan Manuel era un tipo receloso a la charla. Para no arruinar el momento evité preguntar de política y me limité a cuestionarlo sobre su música, canciones y concierto. Fue un entrevistado accesible, preciso en sus respuestas y amablemente seco.

La historia musical del catalán es muy amplia. Más cercana a estos tiempos es la gira que hizo con Joaquín Sabina: Dos pájaros de un tiro. ¡Conciertazos!

Ha interpretado pop, coplas, tangos, boleros. Es musicalmente hablando una caja de sorpresas. Se reinventa y sorprende y continúa conquistando con su repertorio conocido.

Es en noviembre del 2021 que anunció su retiro con una serie de conciertos titulados El vicio de cantar. En su despedida de México invitó a Manuel Mijares y Tania Libertad al escenario en cada concierto. La gente que lo admira, lo sigue adorando.

Y si hay que recordar, traigamos al presente del álbum de los recuerdos ese premio la “Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio por su brillante carrera y su contribución a la cultura y el arte españolas”; no solo para ellos, para mucha gente en el mundo. Ha recibido varios doctorados Honoris causa por su contribución a la música y a la literatura española. El Grammy Latino, la Persona del Año (2014) entre muchos muchos premios.

Joan Manuel Serrat es sobreviviente de cáncer, con 55 años dedicados a la música, es una leyenda que queremos y recordaremos mientras estemos vivos.

Pero tristemente, lo nuestro, lo nuestro Joan Manuel, es pasar.
Comentarios: [email protected]

Check Also

Reforma electoral atenta contra la democracia; sus consecuencias las pagará la sociedad, advierte Lorenzo Córdova

>> Participa Consejero Presidente en encuentro académico en la Universidad de Monterrey >> En 2024 …