HOMO POLÍTICUS/ Perversiones de la Reforma Judicial

“La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo». Platón

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ BLANCO

Es cierto que el actual, sistema de justicia es imperfecto, pero la causa de su impopularidad no radica en los juzgadores, de hecho, ellos son lo mejor que tiene el sistema y lo que garantiza sus cualidades.

La verdadera causa de enojo ciudadano y desconfianza, no son los actos de los juzgadores sino la arenga demagógica del Peje en su obsesión de extinguir el último dique de contención a su poder que es el Poder Judicial Federal abusando del enojo social por el rotundo fracaso de los sistemas de procuración y administración de justicia operados bajo el dominio del ejecutivo como acontece con las fiscalías y los juicios del trabajo en juntas de conciliación y arbitraje o en secretarías de estado como el SAT, la SEDATU, la SAGARPA o en tribunales agrarios o en todas las contralorías internas o en los procesos administrativos.

Como sabemos todos, los defectos del sistema judicial, no se corrigen sustituyendo a los actuales jueces ni modificando el modelo de nombrarlos; la reforma pejista, no tiene como objetivo la mejoría del sistema, sólo dominar al Poder Judicial Federal y lograrlo sin escatimar que el costo de esa perversión sea la destrucción del sistema del mérito y honor del noble oficio de juzgar y fracturar gravemente el estado de derecho.

Para abordar el tema en la brevedad de este espacio, señalaré sus males, sus méritos, las aberraciones de la reforma y una propuesta de soluciones.

S U S    M A L E S

Obtener justicia es muy tardado y complicado, los procedimientos son agobiantes por complejos y longevos, están construidos en una secuencia de instancias que, siendo necesarias, dilatan, en parte por el frecuente abuso de litigantes desleales y tortuosos.

Es costosa, para acceder a ella, es indispensable pagar abogados y los hay abusivos, los procesos son onerosos porque cuesta acompañarlos, pagar peritos, edictos, hacer embargos, hacer notificaciones, ejecutar y no es barato.

A pesar del enorme esfuerzo humano de jueces y secretarios, es altamente ineficiente, por la abrumadora carga de asuntos que ahoga a todos los juzgados, por lo meticuloso de sus formalidades, por la escasez de recursos humanos, financieros, materiales y logísticos para maniobrar y porque sostienen el diseño operativo y orgánico de mediados del siglo pasado que hoy es anacrónico y porque todo el personal es muy mal remunerado, los más calificados, van emigrando a donde pueden cobrar el valor de su trabajo.

Estos obstáculos impiden garantizar calidad, cuidado y oportunidad en todos los casos, el volumen rebasa toda posibilidad material y física de hacer bien el trabajo y pronto; los problemas son más graves en las instancias judiciales de primer contacto.

S U S    M É R I T O S

El sistema aporta una solución jurídica a cada conflicto en la que, al final los justiciables tienen una sentencia escrita que les explica las razones del veredicto; esto es un tesoro.

Ofrece el espacio para que quienes se confronten, no se maten entre sí, cobren o desquiten por propia mano; éste es el verdadero sustento de la paz social, es un beneficio que reciben no sólo los usuarios sino toda la sociedad por ser el sustento del Estado de Derecho que es su razón de ser.

Garantiza la protección de todos, frente al abusivo, ya sea particular, el propio estado en cualquiera de sus versiones, empresas, vecinos depredadores, es esencialmente honrada y justa.

LAS ABERRACIONES DE LA REFORMA

Se propuso como primer objetivo la sustitución de los ministros para sustituirlos por otros surgidos de propuestas con dominio partidista y continuar haciendo lo mismo con magistrados y jueces.

Desatendió las verdaderas causas de las deficiencias del sistema.

Extingue la independencia judicial para subordinarla al órgano de dominio partidista que lo propuso en términos materiales al partido Morena.

Extingue la carrera judicial sustentada en el mérito, la experiencia y el esfuerzo.

Encubre el verdadero problema que radica en los procesos de procuración con fiscalías inútiles e hiper corruptas que operan plegadas a los intereses de los políticos en funciones de los poderes ejecutivos que les correspondan.

Construye mecanismos para dominar la decisión de jueces con su postulación, es decir, extingue la parcialidad de los juzgadores.

Construye ambientes que son caldo de cultivo para la corrupción que permitirá la construcción de fallos que protejan intereses de quien pueda pagar esas perversiones.

Extingue el contrapeso real al abuso del poder ejecutivo.

R E F L E X I O N E M O S

Es inmoral impulsar una reforma que tiene como objetivo real controlarlo todo desde el poder político y extinguir el contrapeso al poder del ejecutivo que ya domina al legislativo; se sustenta en el discurso engaña tontos de que el poder Judicial es antidemocrático y debe democratizarse, como si la elección de juzgadora fuera democrática.

Es absurdo de inusitadamente aberrante porque el sistema de impartición de justicia es esencialmente técnico, apolítico y para que sea valioso, debe sustentarse en la carrera judicial impulsada por el mérito en concursos de oposición, en la imparcialidad, independencia y autonomía.

Cualquier esfuerzo de mejora debe entender los problemas que agobian a personas físicas, morales o públicas y dirimirlos en fallos que expliquen sus razones conforme a reglas claras preestablecidas pero apegadas a los valores de las normas.

Exige un altísimo rigor técnico, absolutamente ajeno a simpatías subjetivas, por eso, esa función es incompatible con las preferencias políticas partidistas o de grupo por la misma razón que no se eligen por votación a los médicos, a los atletas, a los altos especialistas; los juzgadores no se deben elegir por simpatías subjetivas ni filias partiditas ni por compromisos con el poder político.

Menos sujetarlos al voto de las masas que jamás han leído ni leerán sentencias ni comprenderán el alto rigor técnico del oficio de juzgador ni comprenden el valor de la independencia, autonomía e imparcialidad judicial.

La propuesta encubre la miserable mediocridad de las fiscalías que reconocidamente andan en 98% de ineficiencia y en los más altos niveles de corrupción y los fracasos de todo el sistema administrativo de procesos substanciados en forma de juicios.

Ninguna parte de la reforma, atiende los verdaderos problemas del sistema.

Si fuera real que quisiéramos mejorar el sistema, tendrían que tomarse las siguientes ……

MEDIDAS CORRECTIVAS DEL SISTEMA

 

1.-          Robustecer la impartición de justicia de primer contacto, lo que implica hacer una fuerte inversión financiera y de capacitación en capital humano, para elevar salarios y la calidad del personal técnico que sea capaz de aportar ingeniería jurídica a los asuntos en cada juzgado.

Que permita contener la fuga de talentos, que los motive a hacer carrera y dotar a cada juzgado de muchas más secretarías de acuerdos y proyectistas calificados.

Robustecer la calidad en los juzgados de primer contacto, reduciría procesos de segunda instancia y de justicia extraordinaria y como consecuencia, los tiempos de solución final de los procesos.

2.-          Hacer una fuerte inversión en tecnología para modernizar y agilizar todos los sistemas de procuración e impartición de justicia, construyendo plataformas virtuales de substaciación de todos los procesos; ciertamente mejorando la conectividad y comunicación; ya hay varios avances, pero también retrasos en muchas fiscalías, tribunales locales y entidades administrativas que substancian procesos, están rezagados en tecnología, conectividad y padecen resistencias a la modernidad.

3.-          Hacer un esfuerzo realista y profundo para inocular el valor de la ética y la eficiencia técnica y operativa en los sujetos involucrados en los procesos, tanto servidores públicos como litigantes y todo auxiliar de los sistemas.

4.-          Es indispensable crear la carrera ministerial y la de postulantes con un historial conductual verificable y mejorar la carrera judicial para generar opciones de desarrollo horizontal y vertical con modalidades de desarrollo interinstitucionales.

5.-          Impedir la intromisión de los poderes ejecutivo y judicial y partidista en la designación de juzgadores y representantes en los consejos de judicaturas.  ¡¡Justo lo contrario que pretende la reforma!!

Usted debe saber que ahorita mismo que Usted está leyendo estas líneas, están caminando los personeros de los partidos en todos los tribunales electorales restregándoles en la cara a los magistrados que les deben el cargo por su palomeo en el Senado y que ellos postularán a los nuevos juzgadores y exigiéndoles que voten sus asuntos a favor de sus partidos; si, eso está pasando exactamente ahorita, en este momento en sedes judiciales electorales.

Si esa práctica acontece hoy con todo cinismo, imagínesela cuando sean juzgadores emergentes de partidos, esa, es exactamente la aberración que pretende maximizar la reforma, tal y como el presidente confesó que hacía con el corrupto Zaldivar.

6.-          Deben robustecerse y eficientarse los sistemas de conciliación previos a iniciar determinados juicios, muchos modelos de amigable avenciencia, son pura simulación y mero trámite.

C O N C L U S I Ó N

La reforma es un acto inmoral, impúdico, desleal contra México, traiciona sus valores y miente; abusa de su dominio en las cámaras ganado como producto de la manipulación a los millones de ignorantes que controla con dádivas a quienes mantienen en la pobreza y marginación y ahora usan para consolidarse en el poder absoluto con una narrativa sustentada en la perversión del engaño.

El ataque al poder judicial es arbitrario por estar inspirado en la obsesión de agandallarse todo el poder público, es una brutalidad abusiva, que inminentemente extenderán a todos los umbrales del sistema después de la demolición del sistema federal, es decir, continúan los poderes judiciales locales.

Extintos los sistemas de contención al poder político, el gobierno podrá hacer lo que quiera en beneficio de quien quiera, podrá publicar leyes que dupliquen periodos de gobiernos, que extingan la propiedad privada, que expropien a placer sin pagar en esta vida, que se dicten sentencias injustas; todo podrá acontecer violando los principios de la ética y de la democracia que hoy aducen tramposamente como su legitimidad.

Con la reforma, pierde México y su sociedad, parafraseando a Francisco de Quevedo, “Ningún vencido tendrá justicia si lo ha de juzgar su vencedor”; La reforma, nos conduce a ese umbral antidemocrático injusto.

Abusan de la sociedad porque estos temas, están al margen de la comprensión de las masas que fondean y aplauden la reforma porque eso les pidió irresponsablemente el Peje y lo hacen sin ponderar sus consecuencias y riesgos.

México mal y de malas con el abuso del poder bajo la ignominiosa tolerancia de resentidos sociales que son mayoría y reciben a cambio dádivas, que en términos reales los mantienen como aplaudidores sin sacarlos de la ignorancia y la pobreza y sin comprender las consecuencias de sus indiferencias ni que entre más poder obsequien a los políticos sin escrúpulos que dominan sus inteligencias, más peligroso es su abuso.

México continuará pagando sus culpas de mantener en el abandono, la pobreza y la ignorancia a tanto marginado que ahora regala su beneplácito y silencio a los políticos farsantes a cambio de dinero sin esfuerzo, renunciando a la dignidad y a lo correcto, seguiremos pagando la ignominia de encumbrar políticos delincuentes sin ética ni valores de servicio ni patriotismo auténtico.

La noche será larga y apenas empieza.

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

HOMO POLÍTICUS/ La elección y las amargas realidades

“Los grandes movimientos sociales los hacen el hambre y la pobreza …… « Sabiduría popular …