EL OTRO DATO/ Operativos a posteriori, valen madre

JUAN CHÁVEZ. La masacre de Michoacán demuestra cuán errónea e irresponsable es la política de seguridad de AMLO con todo y su Guardia Nacional y participación del Ejército y la Marina.

Sobre todo, dar respuesta con operativos después de los hechos sangrientos que cobran vidas de civiles y familias inocentes, son actos alocados muy propios de la actitud mediática asumida por el

inquilino de Palacio que en el caso de los 17 ejecutados durante un velorio en la comunidad michoacana de San José de Gracia, inclusive, estuvo totalmente desinformado. Y salió con un “ojalá” no sea cierto lo que “los medios han difundido”.

Resulta que el presidente mantiene un gobierno desorganizado frente a la organización superior del crimen. Los medios (prensa, televisión y redes sociales) están con las noticias al instante, en tanto el costoso aparato de información y más que nada su servicio de inteligencia, y los de los institutos armados, resultan tardíamente informados y con acciones muy lejanas a la abolición de los sicarios agrupados en decenas de cárteles.

La Guardia Nacional la integran más de 70 mil elementos y por disposición presidencial, miles de soldados y marinos son refuerzos en los estados que domina el crimen organizado: Jalisco, Michoacán, Colima, Guanajuato, Zacatecas y Veracruz.

Lo que a la nación le significa un dineral porque “guardionacionalistas”, marinos y soldados comen todos los días, tienen techo asegurado, armas, uniformes, vehículos que tragan gasolina en sus operativos en calles pavimentadas o sea en las ciudades porque no “le entran al toro” en los apartados sitios donde nadie de esas fuerzas llega.

Con un gobierno de tal naturaleza, el crimen organizado seguirá azotando a la sociedad mexicana que tiene, en este gobierno dizque transformador, un aparato que no le sirve para recuperar la paz y la tranquilidad.

Los sicarios que fusilaron a 17 michoacanos luego de sacarlos del velorio y ponerlos contra la pared de acuerdo al video difundido sólo unos minutos después, es la elocuencia más firme de que el enorme aparato de seguridad que tanto pondera AMLO sirve para una y dos con sal.

Las fuerzas de seguridad de AMLO debieran operar preventivamente. Es decir hacer las cosas antes para garantizar la tranquilidad de la población. Esto es: si se trata de un velorio destacar elementos de la Guardia Nacional en custodia del sitio del funeral y hacerlo también en el área circunvecina. La vigilancia, presidente López Obrador, jefe de “su” Guardia Nacional, debiera ser el pivote inicial y no presumir “operativos” a posteriori que solo sirven para maldita la cosa y para que los cárteles de la droga, que se disputan los territorios, sigan riéndose de “su” autoridad como comandante supremo de las fuerzas armadas.

A toro pasado, presidente, seguiremos viviendo los mexicanos bajo la inmundicia de la supremacía delincuencial frente a un gobierno que por ineficaz se hace cómplice de los sicarios en automático.

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Debate aburrido, el peor que ha habido

JUAN CHÁVEZ Aún no hay encuestas que midan el resultado del debate. No obstante, una …