EL OTRO DATO/ Chilacatazo directo por violar T-MEC

JUAN CHÁVEZ. No hay de otra. Viene directo, para perjuicio de todos los mexicanos.

Es el resultado de la opacidad de un presidente insulso y autoritario, convencido de que su palabra  es la Ley.

López Obrador gobierna como amo de México, pero no le resulta a nivel internacional.

Está violando el T-MEC y se burla de Estados Unidos. ¡Uy qué miedo! Responde a las consultas solicitadas por Estados Unidos y Canadá sobre la política energética del presidente mexicano, que hiere a la inversión extranjera en la materia.

A los dos países del norte les preocupa la forma en que el gobierno de López Obrador ha tomado el tema de las consultas.

La Cámara de Comercio de Canadá en México llamó al gobierno de L(i)opez a tomar con toda seriedad los mecanismos del T-MEC, pues, dijo, los resultados que puedan surgir entre las naciones pueden ser complicados.

De no llegar a un acuerdo en las consultas, que México aún no designa con quién serían,  se llegaría al panel prescrito en el T-MEC del que se podrían derivar sanciones arancelarias por más de 10 mil millones de dólares.

El vicepresidente del Comité de Energía de la cámara canadiense, Carlos de María y Campos, indicó que es muy preocupante la forma en que el gobierno mexicano ha tomado la noticia sobre las consultas, ya que se trata de conversaciones conciliatorias y de discusiones técnicas, donde las «burlas» generan un ambiente poco propicio y más complejo para un diálogo abierto y constructivo.

Y en esas burlas L(i)opez ha estado firme en sus conferencias mañaneras de Palacio.

México recibió varias advertencias de EU antes de la disputa energética. Ahora, las represalias comerciales están a la vuelta de la esquina… y nada que valga la palabra presidencial de respeto a la soberanía y la propiedad constitucional del petróleo y la energía producida por la Comisión Federal de Electricidad.

Los monopolios estatales valen gorro si se afecta a la inversión extranjera, como es el caso de las empresas estadounidenses que producen energía limpia en México y que tienen que entregar a la CFE para su comercialización.

Los acuerdos en tratados internacionales, por ser aprobados por el Senado, tienen la misma fuerza de la Constitución y están arriba de las leyes secundarias, como las promovidas por AMLO, en su loco nacionalismo.

El riesgo principal que involucra diversas violaciones por parte de diversas leyes en México, se antoja difícil que se pueda resolver en la fase de consultas.

De entrada, Estados Unidos y Canadá no tienen claro con quién es que van a iniciar las consultas formales solicitadas en el marco del acuerdo comercial de América del Norte.

El organigrama marca a la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, como la responsable de llevar esa relación comercial. Pero está claro que esta funcionaria es una de las que está más relegada en el ánimo presidencial.

Hace no mucho Clouthier y toda su secretaría sufrieron un regaño público de López Obrador por su intento de “bolsear a la gente” por pretender revisar el estado mecánico de los automóviles que circulan en el país.

Ahora, con este pleito que se avecina, López Obrador dijo que buscará incorporar al embajador de México ¡En China!, Jesús Seade, como parte del equipo que responderá a la queja norteamericana.

El canciller, Marcelo Ebrard, es el que aparece como protagonista y lo hace emulando el discurso presidencial.

La controversia por T-MEC  podría llegar a costar a México hasta 30 mil millones de dólares. Algo así como 700 mil millones de pesos en aranceles que se impondrían a exportaciones mexicanas como la del aguacate.

“Nos vamos a defender”, responde AMLO a consultas a sector energético bajo el T-MEC.

En última instancia, la batalla podría dañar el atractivo de México y Norteamérica para los inversionistas justo al tiempo que se espera que la región experimente un auge en el comercio.

Según las reglas del T-MEC, dicha solicitud daría a México hasta 30 días para aceptar programar consultas. Si después de 75 días no se llega a un acuerdo, EU podría solicitar que un panel formal escuche los argumentos de las dos naciones.

Aunque ese proceso se centre en lograr que México acepte medidas correctivas, los conflictos prolongados pueden llevarse a cabo en última instancia a que EU imponga aranceles punitivos a las importaciones provenientes de México sobre el pacto comercial de dos años.

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Kamala podría batear home run

JUAN CHÁVEZ Estados Unidos podría tener también Presidenta. Es posible que así sea por dos …