DESDE EL PORTAL/ De gobernar la familia a gobernar el país

ÁNGEL SORIANO

Si no es posible gobernar, imponer la autoridad y ser ejemplo de autoridad moral en la familia, difícilmente se podrá gobernar un país de 130 millones de habitantes, con una inmensa riqueza en comunidades indígenas -con sus propios sistemas de gobierno, lengua, música, tradiciones-, con una diversidad cultural y geográfica, en donde se requiere talento y capacidad política.

Y no es que los gobernantes tengan que ser ejemplos de autoridad moral y buenas costumbres, pues los presidentes que se lucían con sus familiares bien integradas ya no existen, hoy se da la convivencia múltiple con diversas esposas e hijos, sin importar las buenas costumbres y mejores ser ejemplo de familia.

Y si bien es respetable la decisión de los hijos de tomar el camino que mejor les convenga, sus vicios o aficiones, es aceptable cuando no afecte a terceros; pero no es así cuando uno de ellos es descarriado -que siempre sucede-, y que, conociéndolo, se le confié una responsabilidad pública como guía de jóvenes en campaña presidencial.

Si el hijo de Xóchitl Gálvez no hubiese incursiona en la política al lado de su mama, no habría que exhibirlo públicamente: pero es una persona sujeta al escrutinio publico y no paso. Y si la candidata oficial, Claudia Sheinbaum dice: con los hijos no. ¿Entonces habría que juzgar exclusivamente al funcionario excluyendo a su familia?

TURBULENCIAS

La familia es lo primero, en los cargos

Y no es solo el caso de la hidalguense aspirante presidencial, que iniciando su campaña designo en responsabilidades importantes a dos de sus hijos (hombre y mujer) por encima de la militancia y de la dirigencia partidista ¿no habrá un joven talentoso de Tlaxcala, Durango, Nuevo León o BCS para ocupar un cargo en la campaña?, desde luego que los hay, y tampoco hay autoridad moral si se critica o se juzga a los hijos o parientes de altos funcionarios que, igualmente, inmediatamente, son designados en áreas importantes con todas las prestaciones que el poder otorga. Y si Sheinbaum dice que con la familia no, entonces esta tendrá manga ancha en las decisiones publicas porque los papas o las mamas son los que deben ser juzgados…Seguramente esto será tema del debate del próximo domingo pues la exhibida en redes sociales de la actitud del joven Juan Pablo Sánchez Gálvez fue un tema que acaparo la atención nacional e internacional. Para gobernar al país primero hay que demostrar que se puede gobernar a la familia…El acaudalado empresario Ricardo Salinas Pliego, al sentirse despechado por el presidente López Obrador, ha arreciado su campaña de ataques, aun cuando los vastos negocios de los que dispone son producto de las concesiones otorgadas por el Estado, por los sucesivos presidentes de México, y que le pueden ser canceladas si son utilizadas -como es el caso de la TV-, para fines personales y familiares o no en beneficio de la comunidad. El presidente dijo que primero el Poder Judicial tiene que resolver los 17 juicios fiscales en litigio para que  no se malinterprete cualquier dialogo antes de la solución de un problema que corresponde a los intereses de la Nación, no personales del Jefe del Ejecutivo interesado en promoverse en los medios que maneja el magnate y que le sirve, como lo ha reiterado el tabasqueño, para ampliar sus negocios, porque para eso tienen los medios de comunicación, para servir a sus intereses y no al del pueblo de México. Y AMLO volvió a arremeter en contra del republicano Donald Trump que rechaza apoyar la migración hacia la Unión Americana, aun cuando es sostén de la economía estadunidense…

[email protected]

www.revistabrecha.com/facebook oficial

@BrechaRevista

www.entresemana.mx

Check Also

DESDE EL PORTAL/ Voto y la sobrerrepresentación

ÁNGEL SORIANO Si el voto está condicionado a la negociación política entre partidos, a decisiones …