CÓDIGO POLÍTICO/ La prensa zacatecana y la exclusión gubernamental 

JUAN GÓMEZ (Zacatecas). El miércoles pasado aproximadamente 40 integrantes de los medios de comunicación zacatecanos de radio, televisión, prensa y plataformas digitales, demandaron apertura informativa al gobierno de David Monreal Ávila, debido a la negativa de la administración estatal de proporcionar información a la prensa local.

Empero los oradores plantearon otra serie de demandas que vale la pena abordar y analizar, especialmente por el episodio de la transición estatal y por el escenario de violencia que se vive en Zacatecas.

Veamos:

El actual gobernador no ha sido censurado durante su actividad política en los medios locales, al menos no lo ha mencionado y tampoco ha trascendido una situación de esa índole en su actividad política, por eso llama la atención que concentre la información de manera unipersonal y que excluya a la gran mayoría de la prensa local. 

En este contexto desde que inició el actual sexenio el 12 de septiembre del año 2021, los secretarios de despacho tienen estrictamente prohibido dar entrevistas y proporcionar información a la prensa zacatecana.

En las tres o cuatro conferencias de prensa que ha dictado el mandatario estatal en los casi seis meses de su mandato, excluye a la mayoría de los medios de comunicación y solamente son convocados algunos medios con los que mantiene una relación más estrecha y por supuesto, los oficiales como el Sistema de Radio y Televisión de Zacatecas (Sizart).

En este último medio público fueron despedidos una gran parte de comunicadores, comunicadoras y administrativos, y es utilizado como el instrumento informativo de “la nueva gobernanza”, en donde el mandatario tiene dos entrevistas semanales.

Sizart merece un análisis por separado, puesto que después de haber sido operado bajo el criterio de un medio público, hoy es un sistema totalmente gobiernista y excluyente de la pluralidad democrática zacatecana.

En contraparte el gobierno del estado puso en marcha la “Red digital de difusión, comunicación e identidad institucional”, que es una estrategia obligatoria para funcionarios de primer nivel y trabajadores del gobierno para fortalecer la imagen del gobernador David Monreal Ávila, que ha caído en el último lugar de aceptación en los últimos meses, en el ranking de los 32 mandatarios estatales del país.

Con dicha estrategia se pretende comunicar, difundir, persuadir y fortalecer la identidad gubernamental “a partir de la transformación de las conciencias” a través de la manipulación de contenidos, principalmente en cuatro redes sociales: WhatsApp, Facebook, Instagram y Twitter.

Directores de despacho enviaron el siguiente mensaje a sus subordinados:

“Ustedes como subsecretarios son la primera red que nos piden en cumplimiento. Les pido por favor que a sus directores se les haga llegar la información y también cumplan con el formato de registro”.

Y dentro del contexto de la orden, la siguiente advertencia:

A cada subordinado se le indicó que estarían midiendo la aplicación de la estrategia por dependencia, subsecretaría y dirección y para ello, les solicitaron el número de celular personal, correo electrónico particular y sus cuentas de Facebook, Instagram y Twitter.

La indignación de algunos funcionarios públicos permitió que se conociera a detalle dicho plan, debido a que es una violación al derecho a la vida privada de la persona, y a su libertad en el ejercicio de la administración pública.

El gobierno del estado a través de la Coordinación de Comunicación Social, también ha integrado una lista de exclusión de medios en las presidencias municipales de extracción morenista, pero también ejerce presión sobre algunas de oposición.

Cuando algún agente de ventas o propietario de medio de comunicación promueve la contratación de publicidad en alguna de estas presidencias municipales, se checa primero si está en la lista de los medios que pueden ser factibles de contratación con la anuencia del gobierno estatal.

La Coordinación de Comunicación Social no toma en cuenta el posicionamiento del medio, su trayectoria empresarial y su desarrollo en el ámbito impreso, radiofónico, televisivo o digital.

La exclusión que el gobierno del estado ha impuesto hasta el momento, ha metido en una severa crisis a medios de comunicación tanto tradicionales como digitales, puesto que con los casi dos años de la pandemia del Covid 19, bajó sustancialmente la actividad económica empresarial y se generó una disminución presupuestal en el Congreso del estado y en el Poder Judicial.

Bajo este escenario de precariedad económica en el estado, el gobernador David Monreal, pretende controlar y asfixiar a los medios locales que hacen un esfuerzo serio por mantener su independencia del poder estatal, a fin de informar con veracidad a la sociedad sobre los hechos que suceden en Zacatecas.

Otro tema que fue expuesto durante la concentración de periodistas es el relativo a la cobertura de seguridad en el estado, donde la aplicación de un protocolo de seguridad para periodistas es imprescindible, en especial para aquellos reporteros que cubren los hechos de seguridad.

La capital zacatecana y Fresnillo ocupan respectivamente el cuarto y primer lugar como ciudades de mayor peligro en el país, por su alta incidencia en el cometido de homicidios dolosos, pero además, existe un desplazamiento importante de familias en comunidades de Jerez, Montescobedo, Valparaíso, así como decenas de asesinatos cotidianos en la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe, por lo que es urgente que se establezcan estos protocolos que preserven la integridad de los reporteros y reporteras, de camarógrafos y fotoperiodistas. 

Hasta el momento han sido asesinados seis periodistas en el país en estos dos primeros meses del año, lo que se suma a los 47 comunicadores que fueron ultimados con corte al 21 de octubre de 2021, de acuerdo a la Secretaría de Gobernación.

Este comportamiento de homicidios de periodistas generó en las últimas semanas, una serie de protestas que fueron desde posicionamientos en las conferencias de prensa mañaneras en Palacio Nacional, en el la Cámara de Diputados en San Lázaro, en el Senado de la república y en algunas giras de trabajo del presidente López Obrador.

Los periodistas zacatecanos no han callado ante estos movimientos del gremio periodístico nacional, y desde el Palacio de Gobierno de Zacatecas demandaron un alto a los homicidios, justicia para los culpables materiales e intelectuales y solidaridad con las familias de los comunicadores.

En Jerez, Zacatecas, el 9 de diciembre a las 10:00 AM de 2020 fue asesinado Jaime Daniel Castaño Zacarías, director de Prensa Libre MX, luego de tomar unas fotografías de dos cuerpos abandonados en la vía pública. Las autoridades quisieron ocultar el hecho guardando silencio. Nunca hubo una investigación por parte de la Fiscalía General de Justicia ni de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno del estado. Hasta el momento se mantiene la misma actitud.

No son tiempos fáciles para el ejercicio del periodismo, sobre todo cuando está bajo el fuego cruzado de la crisis económica, las agresiones verbales del presidente y los intentos de sometimiento a través de la asfixia financiera y la exclusión gubernamental a medios en Zacatecas.

Al tiempo.

@juangomezac

www.entresemana.mx

Check Also

CÓDIGO POLÍTICO/ Una ministra en apuros 

JUAN GÓMEZ (Zacatecas). Hace apenas cuatro días que el académico Guillermo Sheridan publicó un texto …