CIUDADANO DE A PIE/ No se convierta en  mula

VERÓNICA VALDÉS GONZÁLEZ. Hace algunos años se definían a los fraudes financieros cuando una persona, por medio de engaños,  priva a otra de su dinero, provocándolo daños a su economías, sin embargo, las formas más sofisticadas utilizadas por la delincuencia ha puesto sobre la mesa un nuevo fraude que, directamente, no afecta la economía de las personas, pero sí los puede condenar a años de cárcel.

La semana pasada la Condusef, a través de las redes sociales, lanzó un llamado a  la población para que,  no  se convierta en mula financiera y ponga en riesgo su integridad económica y/o física.

Las cuentas mula es un término que hace referencia a los muleros, personas que prestan su cuerpo para transportar droga ilícita entre países, pero en esta ocasión se trata de  una persona que presta su cuenta bancaria para que un tercero reciba dinero  (on line o efectivo) de un tercero  y se lo entrega a otro, mediante transferencia o depósito, a cambio de dinero o por amistad.

Es decir, que permita el uso de su  cuenta bancaria para transferir dinero a cuentas en el extranjero y de esta manera evitar su rastreo por parte de las autoridades policiacas, acción que automáticamente lo convierte en delincuente.

Este tipo de ilícitos se han presentado desde hace dos años en diferentes ciudades europeas y latinoamericanas, situación que ha sido documentada por bancos, organizaciones policiacas y gobiernos.

De acuerdo con la Interpool los métodos más usuales utilizados por la delincuencia para reclutar mulas bancarias son: falsas propuestas de trabajo, estafas sentimentales, de inversión o  usurpasión  de identidad, señala un articulo publicado por la revista Expansión.

El uso de la tecnología en las operaciones financieras personales lejos de disminuir estos ilícitos los ha intensificado, generalmente las víctimas son personas que no tienen información sobre estos ilícitos, ni las consecuencias de los mismos.

Los riesgos que corre el titular van desde robo de identidad, como alguna repercusión legal, en caso de que por el uso de la cuenta “puente”, las autoridades puedan considerar cómplice del delito de lavado de dinero.

La sanción para el titular de la cuenta bancaria mula es de 5 a 15 mil años de prisión y una multa de mil a cinco mil UMAS (Unidad de Medida y Actualización) lo que en pesos sería de entre 103 y 550 mil pesos, aproximadamente.

Más allá de las redes sociales, sería conveniente que la Condusef diera mayor difusión de este ilícito, cuyas consecuencias van más allá de perder dinero.

www.entresemana.mx

Check Also

CIUDADANO DE A PIE/ ¿Pensión justa?

VERÓNICA VALDÉS GONZÁLEZ La iniciativa en materia de pensiones propone que los trabajadores que comenzaron …