AUNQUE PESE/ Redistribuir, la solución

SALVADOR MARTÍNEZ G.

El mundo está hoy en una encrucijada entre la amenaza de una guerra mundial, una crisis económica y una desigualdad lacerante que tiene en la pobreza a más de mil 100 millones de personas, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En relación con este último punto de la pobreza global, Brasil propone que el G-20, organismo que agrupa a las naciones de mayor desarrollo en el planeta, alcance un acuerdo para grabar la riqueza de los más ricos en el mundo, durante su próxima reunión en julio de este año.

Joseph E. Stiglitz, Premio Novel de Economía, respaldó la iniciativa y afirmó en el Foro de la Comisión Independiente para la Reforma del Tributo Empresarial Internacional (ICRICT, por sus siglas en inglés), que no hay manera que la comunidad mundial aborde la crisis de desigualdad, cambio climático y crisis global de salud sin recaudar más ingresos.

La propuesta es que el G-20 logre la aprobación de un impuesto global sobre la riqueza de las aproximadamente tres mil personas en el orbe, con más de mil millones de dólares en su haber cada una.

En las últimas cuatro décadas la teoría neoliberal vigente sostenía que si en lugar de subir los impuestos se bajara la tasa tributaria se desataría un crecimiento económico tan grande que beneficiaría a todos y se acabaría con la pobreza, pero eso no ocurrió por lo que es necesario la redistribución vía carga impositiva.

Se advierte que no indispensable que el impuesto a la riqueza se alcance por consenso y que puede ser aplicado por las naciones de manera independiente, pero en un número significativo de países para que haya peso y menor resistencia.

¿México apoyará esta iniciativa? ¿Lo harán Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum?

SUSURROS

Para continuar con el tema tributario, durante el 2023 inversionistas mexicanos regresaron al país un total de seis mil 769 millones de dólares que mantenían en el exterior, por los que habrán de pagar los impuestos correspondientes.

Esto es una buena noticia, pues entre las variables para traer o sacar el dinero del país se encuentran la inflación, el tipo de cambio, la tasa de interés y la seguridad patrimonial, lo cual significa que hay buena confianza en el país

Actualmente, estos capitales deberán pagar el ISR con una tasa que puede llegar al 35 por ciento, pero se obtuvieron dividendos a partir de utilidades, se aplica una retención de 10 por ciento.

[email protected] Twitter: @salvador_mtz

www.entresemana.mx

Check Also

AUNQUE PESE/ Compromiso social

SALVADOR MARTÍNEZ G. El Coneval informó que la pobreza laboral en México tuvo en el …