PALACIO/ Monreal y la prueba de fuego

>> Plan B de AMLO pone contra las cuerdas al zacatecano

>> La instrucción es aprobarlo en el actual período de sesiones

>> Con cambios o sin cambios, pero de que se vota se vota

MARIO DÍAZ (El Diario de Matamoros) H. Matamoros, Tamaulipas. La experiencia y habilidad política muy seguramente serán los factores decisivos para que el senador RICARDO MONREAL ÁVILA salga bien librado del escollo que representa la aprobación del Plan B en materia electoral.

En efecto, la iniciativa presidencial aprobada en la Cámara de Diputados y enviada al Senado de la República prácticamente será una prueba de fuego para el presidente de la Junta de Coordinación Política.

Más aún, luego de que el jefe del Ejecutivo federal ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR ha dispuesto que el Plan B en materia electoral debe ser votado en el actual período de sesiones de la Cámara Alta del Congreso de la Unión y no en la reanudación de la actividad legislativa en febrero de 2023.

Es decir, MONREAL ÁVILA habrá de manejar políticamente la pretensión presidencial de “fast track” y su propuesta personal de análisis profundo de los 450 artículos a modificar.

Justo ahí es donde el pastor congresal en el Senado de la República es donde debe conjugar su habilidad política para no enfrentar a la bancada morenista que tiene la instrucción presidencial de sacar la ley con o sin cambios, pero aprobada.

Como “viejo lobo de mar”, el zacatecano desea capitalizar políticamente al máximo el Plan B presidencial para su proyecto por la candidatura de Morena en la elección de 2024 y, al mismo tiempo, mantener la coordinación de la bancada guinda en el Senado.

Astutamente, RICARDO MONREAL se escuda en la Ley y el Reglamento Interno de la Cámara Alta para justificar eventual retraso en la discusión legislativa que tiene como plazo el próximo jueves al finalizar el actual período de sesiones.

Mientras tanto, hoy lunes las comisiones de Gobernación y Estudios Legislativos Segunda en el Senado de la República recibirán la minuta del Plan B en materia electoral aprobado por los diputados para, previo análisis, llevar al pleno el dictamen respectivo.

Tras el fracaso legislativo en San Lázaro de la iniciativa de reforma electoral enviada por el presidente LÓPEZ OBRADOR en el Plan A al no lograrse la mayoría calificada, con mayoría simple la bancada morenista aprobó el Plan B que ya se encuentra en la colegisladora.

Ya en la cancha senatorial, el Plan B propone reformar artículos a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en materia electoral, la Ley General de Comunicación Social y la Ley General de Responsabilidades Administrativas.

En el supuesto de que el Plan B presidencial sea aprobado en el Senado, el bloque opositor en la Cámara de Diputados y el Partido Acción Nacional presentarán sendas acciones de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Lo malo del caso para los ministros del máximo tribunal en el país es que tendrán el tiempo en contra en caso de que se presenten acciones de inconstitucionalidad por supuestas o reales violaciones a la Carta Magna.

La obligación constitucional de la SCJN es resolver de manera expedita las impugnaciones que se le presenten, aunque, eso sí, hasta antes de que inicie el proceso electoral de 2024.

Vale la pena señalar que, si bien es cierto que el huésped de Palacio Nacional no logró su objetivo de disminuir el número de consejeros electorales, el número de senadores y eliminar las 200 diputaciones plurinominales, entre otros temas, también es cierto que con reformas a leyes secundarias adelgazó el presupuesto del Instituto Nacional Electoral con todo lo que ello implica.

Asimismo, es claro que el presidente de la JUCOPO en la Cámara Alta del Congreso de la Unión deberá enfrentar la prueba de fuego que representa la aprobación por la vía “fast track” del Plan B del presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

DESDE EL BALCÓN:

I.-Recientemente, una “federación de asociaciones de periodistas” llevó a cabo un relevo de directiva y la entrega de un “premio de periodismo”.

En paralelo a la devaluación de la entelequia reducida a un “club de amigos de….”el premio también ha sufrido negativa metamorfosis.

En sus inicios era una estatuilla de un mártir del periodismo y reconocimiento en papel amate de artesanos de Puebla; posteriormente la estatuilla se redujo a un busto y reconocimiento en papel opalina; finalmente, la distinción se redujo a una placa metálica con fotografía del mártir y texto incluido.

Ah, pero eso sí, “la república entera está representada en este acto gremial”.

La misma cantaleta de siempre, junto con la “agenda legislativa” y la “ley de protección a periodistas”.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

PALACIO/ ¿Tendrá razón el Presidente?

>> Asegura que el narco no influye ni influirá en el proceso electoral 2024 >> …