PALABRAS MÁS/ Golpe al trenecito de la 4T 

No hay nada tan eternamente fijo

como el recuerdo del poder.

Isaac Asimov

ARTURO SUÁREZ RAMÍREZ (@arturosuarez). La rabia del presidente está a todo lo que da, su Tren Maya está puesto en entredicho desde que fue presentado por no cumplir con la reglamentación necesaria para una de las grandes obras que atravesaría la selva maya, simplemente por eso y porque López Obrador y su movimiento se dicen respetuosos del pueblo bueno, debieron cumplir sin regatear absolutamente nada, pero su necedad atropella al que se le ponga enfrente, a los pueblos originarios, el medioambiente y la Ley, ya sabemos lo que piensa “no me vengan con el cuento de que la ley es la ley”.

Hoy como nunca le han dado un severo golpe a la construcción del tramo 5, ese que desató la furia de López para arremeter contra los ambientalistas que llamó conservadores, los acusó de que antes no se pronunciaban por la devastación ecológica y que responden a intereses de sus adversarios quienes los patrocinan, los invitó a Palacio Nacional para después, como acostumbra cerrarles la puerta en la cara porque no quiere mancillar la investidura presidencial, eso se llama ser amos del relativismo.

Sin pretender ser lo que no soy, es decir especialista en el tema, he sostenido varias entrevistas con personajes que conocen bien la zona, que la han caminado y que han investigado científicamente, ellos sí que tiene autoridad moral y no la que la política le otorga a los que se dicen superiores morales pero que le temen al conocimiento y al debate. En una plática con el buzo espeleólogo Sergio Grosjean Abimerhi, ya anticipaba el daño que ya se hizo y la importancia que era ponerle freno al Tramo 5 porque el deterioro al complejo de cavernas y ríos subterráneos sería irreparable, pero también el peligro para quienes usen el Tren Maya en un terreno inestable.

Seguramente hay enojo en Palacio Nacional y gusto en quienes han promovido los amparos para meterle freno al ecocidio de la región. Así un juez federal concedió el primer amparo para detener las obras del tren en Playa del Carmen y Tulum de manera definitiva, eso pone en riesgo la inauguración que tenía planeada López Obrador para el 2023 como colofón de su administración. Eso es un reflejo del desorden que ha sido el tema de infraestructura, lo mismo en el AIFA que no se le ve futuro a no ser por la fuerza y Dos Bocas que verá sus resultados hacia finales del 2024 cuando López Obrador se encuentre en su finca.

Ya se puede anticipar la reacción discursiva del presidente, todos los que se oponen son corruptos, conservadores y patrocinados por la derecha que quieren descarrilar su 4T, pero lo que se descarrila es su proyecto ecocida sin pies ni cabeza en una de las regiones ecológicas más importantes y únicas de México y el mundo, aunque no lo alcanzan a comprender… Pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras 

Me cuentan desde el PRI que el tal “Alito” Moreno está sentenciado por las cúpulas del partido, o entrega buenos resultados en la elección del próximo fin de semana o se va.

Escríbeme tus comentarios al correo [email protected] y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

www.entresemana.mx

Check Also

PALABRAS MÁS/ Enloquecido

Existe un universo detrás y delante de un libro. Sabes que el final se acerca …