PALABRAS MÁS/ “Alito” en la cuerda floja 

No soy un lector rápido.

Soy un entendedor rápido.

Isaac Asimov

ARTURO SUÁREZ RAMÍREZ (@arturosuarez). Hasta finales del siglo pasado el PRI gobernaba la mayoría de los 32 estados de la República, los congresos locales y en el Congreso federal tenía una buena bancada que les servía para venderse caro. En los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón pasaban las iniciativas a cambio de otras posiciones o recursos ya fueran lícitos o ilícitos. Con Peña Nieto los tricolores regresaron con fuerza en la primera mitad del sexenio gracias al Pacto por México, pero la corrupción y la ambición de siempre fue mayor, no se pudieron contener y se debilitaron para la segunda parte del “peñismo”.

Cuando terminó la elección intermedia del 2016, en programa de análisis al que estuvieron invitados personajes de cada partido, Ricardo Anaya entonces presidente del PAN, le dio una tremenda paliza a su homologo tricolor, Manlio Fabio Beltrones, lo acusó de tener nexos con el narcotráfico, pero el daño era irreversible para un priista “todo poderoso”, había perdido siete de doce gubernaturas y su presidencia solo duró diez meses. El 20 de junio de aquel año presentó su renuncia, así comenzó la caída del partido que Vargas Llosa había calificado como “la dictadura perfecta”.

Luego de Manlio Fabio Beltrones, vinieron las administraciones de Enrique Ochoa Reza que siguió la misma tónica perdedora y renunció en plena campaña del 2018, con ello quisieron resucitar a su candidato José Antonio Meade, pero el rejón de muerte estaba puesto en todo lo alto. Al relevo entro el finado René Juárez Cisneros, pero solo para recibir metralla de críticas por el sexenio más corrupto, hasta entonces claro está, pero sobre todo para levantarle la mano a López Obrador que los barrió en la presidencial. Ya con la 4T en el gobierno se nombró a la sobrina de Carlos Salinas de Gortari, Claudia Ruiz Massieu, con ella no pasó nada porque su partido estaba en pedazos.

El 18 de agosto del 2019, Alejandro Moreno Cárdenas asumió la presidencia sin contar con todo el respaldo de las cúpulas, dejó Campeche bajo sospecha de corrupción y su objetivo era hacer un partido competitivo para las intermedias del 2021, pero la marca PRI es sinónimo de corrupción, además de que López Obrador les colgó aquello de que estaban moralmente derrotados. Pero el tal “Alito” presumía en corto su cercanía y la ayuda que recibió desde Palacio Nacional para llegar al CEN, eso le valió el mote de “Amlito”.

En el proceso electoral del año pasado y gracias a la alianza conformada por el PRI, PAN y los despojos del PRD, lograron algunos triunfos, principalmente en la Ciudad de México donde conquistaron nueve de 16 alcaldías. En la Cámara de Diputados crecieron con 21 legisladores, más sus aliados les dio para frenar la Reforma Eléctrica de López Obrador y Manuel Bartlett lo que cantaron como triunfo y anticiparon que no van a pasar la Electoral, ni la de la Guardia Nacional.

En la oposición comenzaron con una narrativa triunfalista, pero la arrogancia y la soberbia los vulnera ante un López Obrador y los suyos que usan todos los recursos para crecer sus territorios, así dobló a Omar Fayad Meneses y Alejandro Murat que entregaron sus estados, se suman a los que habían perdido el año pasado Quirino Ordaz, Claudia Pavlovich, José Ignacio Peralta, Héctor Astudillo, Marco Antonio Mena, Juan Manuel Carreras, Alejandro Tello y el ahora morenista Carlos Miguel Aysa. Ya sabemos la tónica me ayudas, te sometes y varios ya son embajadores.

No se puede negar que hubo guerra sucia en la campaña, los audios dados a conocer por Layda Sansores están fuera de la legalidad, caen en el espionaje, pero no va a pasar nada, pero los contenidos de ese material pintan de cuerpo completo al dirigente del partido. No hay gran victoria para los dos partidos que han gobernado al país, solo se quedaron con dos estados de seis. Por eso los detractores de Alejandro Moreno Cárdenas ya piden su renuncia, no pueden ir así a la presidencial del 2024, no pueden perder el Estado de México y Coahuila el año que viene, de ser así, habría que ir preparando las esquelas y el pésame para el PRI… pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

Claudia Sheinbaum no da una, le encargaron la operación en Aguascalientes y ganó la alianza de manera contundente. De nuevo malas cuentas para su patrón y presagio para ella….

Escríbeme tus comentarios al correo [email protected] y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

www.entresemana.mx

Check Also

PALABRAS MÁS/ Enloquecido

Existe un universo detrás y delante de un libro. Sabes que el final se acerca …