MUJER, AMA DE CASA Y RETEFIFÍ…. / Mucho rollo y más carestía

Rosa Elena S. Barrios

Ciudad de México, 05 de junio (entresemana.mx). Ayer fui a la tienda de la esquina a comprar un poco de jamón. Ahí estaba una señora gritando y reclamando al expendedor, pensé que le cobraba la renta y éste no tenía para pagar, hasta creí que le iba a pegar. Pero otra vendedora me comentó, en voz baja, que la molestia era porque regresaba del mercado y no le había alcanzado el dinero para comprar lo que había planeado

Más tarde, un vecino me dijo que su mamá de más de 70 años de edad, súper fan del presidente de la República, estaba deprimida porque sentía que su líder no está dando resultados, que iba al Seguro y no le daban su medicina, que va al mercado y no le alcanza el dinero.

Debo confesar que esa indignación por los precios tan altos ya la sufrí desde hace un par de semanas. Enojadísima estaba yo, no podía creer, aún no puedo, que el kilo de aguacate esté a 140 pesos, el limón a 100 pesos y media pechuga me haya costado 110 pesos. Como no quieren que ponga uno el grito en el cielo.

Con fanfarrias presentó el presidente hace un mes el plan contra la inflación, pero hasta ahora no se ven resultados, no está funcionando. Otra vez discurso y poca acción, que se refleja con una inflación cercana al 8 por ciento, las más alta en 20 años, es decir no con el PAN, ni con el PRI se vio una subida de precio tan alta.

En la ciudad las amas de casa clasemedieras nos enojamos, yo lo veo y las escucho todoooos los días. Pero en provincia, la molestia es aún mayor ante la carencia de artículos de primera necesidad y que, además, cuando los encuentran los precios salen del presupuesto familiar.

Su plan a seis meses ha resultado insuficiente para dar alivio a las familias mexicanas, necesitamos que se hable menos y se actúe con rapidez. Ahora sí que piense en los más pobres, en los que ganan un salario mínimo o menos.

Las dádivas han sido insuficientes. Ahora todos queremos una política económica certera, que funcione, sin palabras técnicas ni rebuscadas, solo que se pueda ir al mercado y como había sido costumbre recibir el saludo de “guerita ¿qué va a llevar?” y poder decir quiero un kilo de aguacate y otro de limón, salir con sonrisa porque los hijos comerán sus pechugas empanizadas, acompañadas de  guacamole y su agüita de limón.

Para rematar, solo reclamaré porque hoy la gasolina sigue subiendo. Hoy pagué 60 pesos más por los mismos 20 litros de hace un mes. Como le digo a mis chiquillos, ya pónganse a trabajar y hagan la tarea.

PELLIZCO. A la que quiere ser presidenta se le colapsa la ciudad. Los transportistas que quieren aumento de tarifas, porque en su casa también ven mermada la situación económica, pero si accede la jefa de gobierno, los capitalinos y nuestros vecinos del Estado de México lo resentiremos en nuestros bolsillos. Además de sus doce bloqueos en la ciudad, los locatarios de los mercados públicos realizaron un mitin porque el nuevo reglamento en la materia afecta su patrimonio y su actividad comercial. Si a eso le sumamos el colapso del metro, solo hay que preguntarse si no puede trabajar para 10 millones de habitantes, cómo pretende hacerlo para 125 millones de mexicanos.

Check Also

INE se declara listo para comicios en medio de violencia y división del país

>> A las ocho de la mañana empezará la apertura de 170 mil 179 casillas …