LOS CAPITALES/ Trasladar plantas a México implica enfrentar serios retos: Santamaría y Seta

EDGAR GONZÁLEZ MARTÍNEZ. Muchas empresas de Canadá y EU buscan establecerse en México, así como industrias de Asia, urgidas de acercarse al mercado de Norteamérica, la zona de mayor crecimiento en el mundo. Pero, realmente ¿México está preparado para captar esas oportunidades para su posterior crecimiento? Expertos en materia inmobiliaria de la firma legal Santamarina y Steta señalaron que esas empresas ávidas de llegar a México enfrentarán serios retos antes de empezar a producir.

En lo externo, nos dice Claudia Rodríguez, socia de la firma, están las restricciones de China por el COVID-19, la escasez de semiconductores y la crisis global de las cadenas de suministro, que son las principales características de los mercados que han llevado a diferentes empresas a querer iniciar operaciones en México, e incluso reubicar actividades manufactureras de China y el sureste asiático en nuestro país, bajo el concepto nearshoring. Es decir, la estrategia de empresas manufactureras para acercar partes de su producción hacia sus mercados objetivo. Particularmente el estadounidense.

En lo interno, Iván Szymanski, Asociado experto en derecho inmobiliario, comentó que “aunque existen múltiples ventajas de reubicar actividades de manufactura a México, como las tarifas arancelarias preferenciales bajo T-MEC, los costos laborales y la innegable cercanía con Estados Unidos y Canadá, mudarse de un lado del mundo al otro puede resultar más complejo de lo esperado”.

Por ejemplo, si bien ubicar una planta de manufactura a Ciudad Juárez, Chihuahua, pudiera ser la opción ideal para suministrar mercancías a Texas, puede no ser así para exportar a cualquier otro país. De la misma forma, trasladarse a Tijuana o Mexicali podría ser una gran opción para abastecer a los mercados de California/Arizona, y por el contrario no lo sería para suministrar mercancías al noreste de EU, Canadá o Europa. Asimismo, la península de Yucatán se ha convertido en uno de los principales destinos elegidos por multinacionales por su proximidad a Florida.

Desde que comenzó el fenómeno nearshoring, se ha hecho evidente que (aunque México cuenta con parques industriales de primera clase a lo largo de la frontera entre EE. UU. y México, y en otras ciudades industriales) México no estaba preparado para recibir la nueva ola empresas interesadas en establecer instalaciones más cerca de EU y Canadá.

Afortunadamente, el suelo en el norte de México no es extremadamente limitado y los desarrolladores inmobiliarios tienen capacidad para atender a nuevos clientes. Sin embargo, comúnmente esto implicaría que las nuevas empresas tengan que esperar a que los desarrolladores inmobiliarios construyan nuevas naves o parques industriales o, en su caso, deberán invertir recursos adicionales para adquirir y construir sus propias instalaciones en México.

“Muchas empresas han optado por firmar contratos con esquemas de ‘construcción a medida’ (‘built-to-suit agreements’) con empresas mexicanas para acelerar el proceso” explicaron. Además de la logística de carreteras, líneas ferroviarias o puerto cercanos, se requiere disponibilidad de agua.

Por ejemplo, las actividades industriales pueden tener una gran demanda de agua, por lo cual es de suma importancia ubicar las nuevas instalaciones en zonas donde exista la capacidad suficiente para soportar la explotación de agua por parte de nuevas empresas, sin que se produzca una explotación excesiva. Lo anterior, ya que los acuíferos sobreexplotados suelen estar sujetos a prohibiciones para la emisión de nuevas concesiones de agua. Por lo tanto, el suministro de agua pudiera resultar más costoso. De esta forma, mientras que la zona norte de México tiene problemas extremos de sequía, otras regiones cuentan con agua suficiente para atender a los nuevos actores.

También está la capacidad de la red eléctrica de la zona y la existencia de gasoductos de Gas Nantural/Gas LP en la zona.

En fin, “trasladarse a México ha demostrado ser una opción viable y rentable para muchas empresas. Sin embargo, es esencial realizar una evaluación exhaustiva sobre cómo, dónde y cuándo reubicarse”, concluyeron.

México debe aprovechar los tratados comerciales que tiene con otros 44 países.

Si bien México tiene enormes ventajas al tener como socios comerciales a Canadá y EU, también suman a su fortaleza en el ámbito del comercio exterior los otros 11 Tratados de libre Comercio con 44 países. Así, nos dijo Manuel Alexis Enciso Hernández, director general del Corporativo Enciso de Agentes Aduanales, y expresó que también tiene más de 30 acuerdos con igual número de países para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) y 9 acuerdos en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), conocidos como de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial). Enciso Hernández destacó que así como las empresas que deseen relocalizarse tienen el reto de agilizar sus trámites para poder operar de inmediato, el sector aduanero tiene en este fenómeno propiciado por los altos costos de transporte en el marco de los conflictos mundiales, “la oportunidad de continuar incrementando su desarrollo y tecnologización para poder brindar los mejores servicios a nuestra comunidad y a nuestros clientes”.

[email protected]

www.agendadeinversiones.com.mx

Twitter: @Edgar4712

www.entresemana.mx

Check Also

LOS CAPITALES/ El litio, las tierras raras y los minerales van a ser tan importantes como el petróleo

EDGAR GONZÁLEZ MARTÍNEZ. La economía mexicana se ha beneficiado del petróleo casi 100 años. Ahora …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *