ENTRE LA VERDAD Y LA FICCIÓN

La 4T, la secta del odio y el rencor.

“Lo más terrible no era que le mataran a uno por pensar de otro modo, sino que pudieran tener razón”. George Orwell

JORGE LUIS FALCÓN ARÉVALO (Guerrero). Desde el año 2018, desde la más alta investidura del país, las frases, oraciones y adjetivos de odio, rencor, la repulsión y la malquerencia se han dejado sentir en contra de varios sectores productivos, instituciones y personas de nuestra sociedad. Enemistad.

Morena, el organismo nacido de corrientes diversas de militantes y simpatizantes que han sabido usar la intimidación, la bravata y la violencia como llave de extorsión y perjuicio para obtener su botín socio-político. Morena ha sido sinónimo de una guerra declarada en contra de quienes no piensan, actúan o profesan los mismos absurdos, tergiversaciones y aberraciones que nacen de un núcleo ambicioso e inestable emocional y físicamente, para ser impuestas o asumidas como una realidad social.

Los Morenos realizan acciones o juicios de valor sin tener en claro cuáles son las cosas que debería tomar en cuenta y las consecuencias que habrá de acarrear actuar sin razón, pero con una irrefrenable pasión de dañar y perjudicar. Carecer de criterio, se llama.

2018, tenemos un gobierno contradictorio, tanto en el personaje que lo representa, como en las acciones y hechos plasmadas en libros, encuestas, estadísticas, revisiones y resultados caóticos que han llevado al país a un caos financiero. Cierra y emplazamiento de empresas, por ende, desempleo ascendente; El Producto Interno Bruto, en retroceso sin que haya un punto de vuelta o de frenar esa caída libre.

La distopía de Andrés Manuel López Obrador de su llamada 4T, insinúa y sugiere un mundo imaginario que no se considera ni es ideal, sino que más bien al contrario es considerado arriesgado, peligroso e indeseable. Todas las decisiones emanadas de ese imaginario han conducido al país a tomar decisiones arbitrarias, injustas e ilegales, como la construcción si terminar; pero ya inaugurado de un aeropuerto que costo el triple de una inversión fantasma, pero multimillonaria real y ajena al escrutinio de la sociedad y de las propias autoridades sancionadoras. La constitución en manos de un émulo de Porfirio Díaz Mori.

Somete a quien llama e indilga el término de pueblo (para la 4T, pueblo significa una fracción que no piensa, que no razona, que es envilecida con programitas limosneros) y que conforman una porción de los miserables mexicanos que se les amenaza, intimida y chantajea con retirarles éstos “apoyos”. El terrorismo se ejerce a diario. La amenaza a cada momento a estos ciudadanos sin voz, se deja sentir. Pervive la represalia por esta secta gubernamental, a través de sus llamados “sicarios de la nación”. Grupos que son y han sido preparados para chantajear y ser espiados para ofrecer lealtad incondicional a quien les “otorga” un billete. Los asalariados gubernamentales, como el magisterio, es parte de esa infamia que azota la humanidad mexicana. Tal cual la novela “1984” de George Orwell. Los criminales, ladrones e inescrupulosos representantes populares, se han agendado a Morena, bajo la sutil sugerencia de llevarlos a la cárcel, por sus fechorías cometidas, estibadas en gruesos expedientes en oficinas fiscalizadoras y jurídicas, listas para su ejecución.

La otra sociedad que trabaja, produce, que no vive de un salario gubernamental que busca mejores estadios y campos de desarrollo de vida, profesión, salud y anhela el beneficio colectivo, también sufre la represalia dictatorial de un sistema enfermo y caduco. La represión está vigente y constante. Ahí la lucha es intelectual, de ideas y contrasta con la pereza mental junto a la mediocridad de una 4T, encapsulada y entrampada.

Que nunca se nos olvide que la libertad es el poder ilimitado para expresar libremente que dos y dos son cuatro. Si se confiere esto, todo lo demás vendrá por sus pasos contados. . .

[email protected]

@GradoCero_Gro

www.entresemana.mx

Check Also

¿Tocar la puerta no es entrar?

«Si el plan no funciona, cambia el plan, pero no cambies la meta». -Anónimo- JORGE …