EL OTRO DATO/ ¿Al borde de la guerra?

JUAN CHÁVEZ. Ucrania pone a las aliadas potencias occidentales en alerta máxima.

Europa y Washington le comunican con claridad al Kremlin: no estamos jugando, si ustedes invaden territorio de Ucrania, las represalias y consecuencias para Rusia serán enérgicas.

A una semana, la situación de tensión entre Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos no ha disminuido, sino todo lo contrario. La OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) y el Pentágono, en Washington, decretaron alerta máxima a contingentes militares listos para potenciales despliegues en plazos máximos de cinco días. Esto quiere decir que Estados Unidos y la Unión Europea están contemplando una escalada militar rusa en territorio ucraniano en esta semana.

Rusia eleva la apuesta al enviar tropas adicionales y tanques a territorio de Bielorrusia, bajo el inverosímil anuncio de ejercicios militares previamente acordados. Y por si faltaran elementos, navíos de la Armada rusa realizan igualmente ejercicios navales en el mar del Norte, frente a Irlanda, como una velada amenaza de cercanía amenazante a costas británicas.

Estados Unidos colocó 8 mil 500 efectivos en alerta para despliegue inmediato. Estas tropas americanas, según el Pentágono, se integrarían a la Fuerza de Respuesta de la OTAN, integrada por 40 mil efectivos de los países miembros del tratado) en territorios de Europa del Este.

Los aliados han ofrecido y movilizado, hasta el momento: Francia envió tropas a Rumania; Dinamarca, Jets F16 a Lituania; Holanda, Jets F35 a Bulgaria; España, fragata al mar Negro.

La movilización del presidente ruso, Vladimir Putin (127 mil efectivos y contando), ha alcanzado los niveles máximos de alerta. Ya no se trata de una bravuconada, de un acto de fuerza para demostrar su poderío y resolución, hoy se trata de un potencial conflicto bélico en Europa, un escenario conocido para la humanidad y que todos, todos, quisiéramos evitar una escalada global.

Los Estados miembros de la Alianza Atlántica que hacen frontera con la Federación Rusa enfrentan condiciones adicionales de riesgo y vulnerabilidad: Polonia y los Estados bálticos (Lituania, Letonia y Estonia). Por ello, la OTAN y sus integrantes han decidido fortalecer sus defensas con patrullajes aéreos, defensas tácticas terrestres y despliegue de tropas en tierra.

La Unión Europea anunció este lunes ayuda financiera de entre 1.2 y 1.3 billones de euros para Ucrania, como recursos que contribuyan a enfrentar la crisis.

Desde la Segunda Guerra Mundial no se había presentado una escalada y tensión militar de esta magnitud en Europa. Los conflictos cíclicos del Medio Oriente (Líbano, Siria) o los árabes con las guerras e invasiones en Irak y Kuwait, si bien contemplaron, en diferentes momentos y circunstancias, contingentes multinacionales de combate y también de paz, no alcanzaron la gravedad que este escenario presenta.

Irónicamente, Ucrania no es un Estado miembro de la OTAN; esa sola idea es el detonador de la furiosa respuesta rusa desde 2014. Putin rechaza el crecimiento de la OTAN hasta fronteras rusas; ya sucedió con los bálticos y con Polonia, y el Kremlin no está dispuesto a permitir que un solo Estado más de la antigua esfera soviética caiga bajo el paraguas del Tratado Atlántico.

La invasión de 2014, que concluyó con la anexión de Crimea a la Federación Rusa, es un error a los ojos de Occidente, que, en palabras del propio Biden, “no volveremos a repetir”.

¿Invadirá Rusia Ucrania por sentirla suya y evitar que sea absorbida por la OTAN? ¿Estaremos frente a una guerra en Europa que fue el escenario de la II Mundial?

www.entresemana.mx

Check Also

EL OTRO DATO/ Sin líder, nace México Colectivo

JUAN CHÁVEZ. Se apuntó como Méxicolectivo  y desde luego no ha surgido a la buena …