BOTELLA AL MAR/ Lo que dejó la tormenta

MARTHA CANSECO GONZÁLEZ (SemMéxico, Pachuca, Hidalgo). No me cabe la menor duda, de que el aporte más trascendental que ha dado el feminismo a la historia de la humanidad, es la perspectiva de género.

Es increíble cómo esta herramienta, que analiza de qué manera impacta diferenciadamente cualquier actividad humana a hombres y mujeres, ha permitido develar, descubrir, iluminar sobre las innumerables estrategias, que, a lo largo de miles de años, el sistema patriarcal ha perfeccionado y perfecciona, con el único objetivo de mantener la supremacía masculina y lograr así la dominación de las mujeres.

Las feministas nos hemos visto obligadas a hacer estos concienzudos análisis para poner en evidencia las trampas que el sistema hegemónico tiende a las mujeres, y sin lugar a dudas una de ellas, el amor romántico, es y sigue siendo, las más perniciosas para nosotras.

Pero gracias a las investigaciones y claves que el feminismo ha puesto a disposición de las mujeres, para que identifiquen todas las violencias de que somos objeto y las maneras edulcoradas en las que nos las vende el sistema, un número importante de mujeres está encontrando la forma de sacarles la vuelta.

Precisamente por eso, lo que hizo la cantante colombiana Shakira tiene una enorme importancia. Coincido con muchas de las analistas de género que han escrito sobre el tema, en que la cantante no es feminista ni tiene porqué serlo.

Simplemente es que plasmó en una canción todo lo que millones de mujeres hubieran querido decir y hacer ante el tipo de violencia que ejerció Piqué y tantos hombres junto con él. Así lo dice Iranzu Varela en Pikara Magazine: “Les gustamos llorando y gritando ¡te necesito! Y mirando como llueve por la ventana, ¡pero enfadadas no!, ¡sarcásticas no! ¡con ganas de tirar palante, no!

Y no cabe duda que Shakira tiró palante, 150 millones de reproducciones tuvo en una semana la canción Sesión #53, rompiendo todos los récords mundiales. Me encantaron tantas mujeres diciendo en las redes, ¡Ni escucho la canción, sólo la reproduzco una y otra vez de manera obsesiva, para que Shakira facture mucho!

Y junto con Shakira, se han llevado las palmas en esta tormenta que ha causado la situación, las mujeres que se dedican a hacer memes y subir publicaciones haciendo más grande el chichón al patriarcado.

Aquí algunos: “Como le dijo Meredith Gray a Derek en Anatomía según Gray, ¡No me voy a disculpar cómo elijo reparar lo que tú rompiste!

(Se ve la imagen de una mujer aburriéndose en la discoteca), título: las amigas de Clara Chía haciendo como que no les gusta la canción de Shakira.

¡A Shakira se le olvidó decir que ha estado en más mundiales de futbol que Piqué!

(En otro se ve la imagen de uno de los personajes de los Simpson con la camiseta de Piqué gritando) ¡Nooo Clara no entres a YouTubeee!

Por su parte al patriarcado pretendiendo hacer control de daños, no le fue mejor, cuando decenas de hombres expresaron su “preocupación” por los hijos de la pareja ante la situación recibieron un meme así: “Tantos hombres preocupados por los hijos de Shakira y Piqué, menos por los propios” además de cifras oficiales sobre hogares monoparentales, violencia machista contra las infancias, pederastia masculina y demás.

Cuando acusaron a Shakira de ser una mujer despechada, así les contestaron: “Las mujeres despechadas se ven como Shakira. Los hombres despechados se ven como 7 mil 580 feminicidios en un año”

Creo que tampoco hay que dejar de lado y analizar muy bien, el papel que jugó la familia y el entorno de Piqué para que pudiera traicionar así la palabra empeñada a la familia Piqué-Mebarak, como para qué, durante más de un año, Clara Chía hubiera podido entrar a la casa familiar, tener relaciones sexuales en la cama de la pareja y comerse la mermelada de Shakira, hay una carga gigantesca de género.

Yo pondría en la misma mesa de análisis el apoyo que brindó a su hijo la madre del futbolista, al igual que las decenas de mujeres que se han dedicado a criticar a la cantante colombiana por no haberse quedado callada, ahí se ve claramente la heterosexualidad obligada para ellas.

Las lecciones más importantes para las mujeres en este entuerto, ¡A los hombres ni todo el amor, ni todo el dinero!, ¡A los hombres hay que quererlos en su justa medida, ni más, ni menos, pero nunca jamás quererlos más que a nosotras mismas! ¡No dejen a un lado sus sueños, aspiraciones ni deseos, para hacer suyos los de él!

¡Hay que romper con esos mandatos!

[email protected]

www.entresemana.mx

Check Also

BOTELLA AL MAR/ Las reinas magas

MARTHA CANSECO GONZÁLEZ (SemMéxico, Pachuca, Hidalgo). ¡Vaya que polémica provocaron en Face Book los posts …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *