BELLAS Y AIROSAS/ Seis años de impunidad: justicia para Sol

e

ELVIRA HERNÁNDEZ CARBALLIDO

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo. No olvidamos, ese 2 de junio de 2018 está tatuado con lágrimas en nuestro corazón, lamentos de mujeres fuertes, llanto de indignación, sollozos que mantienen latente nuestro amor por Soledad Jarquín Edgar y su hija, por María del Sol Cruz Jarquín y su madre, dos mujeres mexicanas admirables cuyo puño sigue en alto, desde el cielo, desde Oaxaca, desde todo lugar donde exijamos justicia.

Has pasado dos mil 198 días, en ningún momento la lucha ha parado, nunca Soledad se ha dado por vencida y junto a ellas, nosotras, sus amigas y aliadas, cada una demostrando una gran solidaridad desde nuestra fuerza y desde nuestra debilidad, yo solo tengo estas palabras y mi llanto sincero mientras las escribo.

La voz de Soledad Jarquín no se quiebra, lleva el tono de la indignación, la fuerza de una madre admirable, el eco de la justicia, el volumen de la sororidad.

Seis años, sin respuestas oficiales y reclamos eternos, con puertas que se cierran y ella no deja de empujar, con silencios que no pueden esconderse del escándalo que surge al sumar cada uno de nuestros reclamos.

Qué terrible comprobar la crueldad del Patriarcado, pero qué orgullo comprobar que no puede aplastarnos por más que intente pisarnos, que no puede callarnos por más que mande coser nuestras bocas, que no puede pararnos pese a todos los muros construidos para detenernos porque hemos aprendido a brincarlos, escalarlos, agujerarlos, grafitearlos… Hemos decidido escribir sobre esas paredes las frases que nos dan la fuerza necesaria para continuar pese a todo, contra todo, pese a sus oídos sordos, a sus ojos cerrados. Una frase que mantiene toda la osadía y la rabia, el amor y la esperanza: ¡Justicia para Sol!

Qué provocación reafirmar la fuerza del feminismo, los torbellinos y huracanes que provoca el movimiento de mujeres, los ejemplos a seguir, las palabras claves para denunciar, las teorías precisas para argumentar, nuestras voces para repetir como mil ecos: ¡Justicia para Sol!

Ya seis años… Las heridas sangran, pero son nuestra marca de lucha eterna. Nuestras lágrimas no paran, bastan para regar de esperanza nuestro camino hacia la justicia. La sed de justicia inunda nuestra necedad. La injusticia sale a nuestro paso, pero no logra detenernos.

Seis años Soledad de mi corazón, aquí estamos, ya lo sabes, pero es significativo reiterarlo: no estás sola… Te escuchamos en cada mitin, te leemos en cada texto, vamos a tu lado palpando tu dolor, inspirándonos con tu ejemplo. Tu discurso de estos días reafirma nuestra admiración y provoca que tomemos tu mano para seguir apoyándote, para que señales a los culpables con esa valentía que caracteriza, para decir sus nombres y para reiterar que estamos frente a un crimen de Estado.

Esas 13 balas también nos han atravesado, pero cada una de esas trece lesiones, de esas trece heridas, de esos 13 huecos, de esos trece mensajes dolorosos, hoy provocan no olvidar, sí llorar, pero jamás dejar de alzar nuestros puños al cielo de la esperanza.

¡Justicia para Sol!

www.entresemana.mx

Check Also

BELLAS Y AIROSAS/ Una mujer presidenta en México, hipótesis, retos y utopías

ELVIRA HERNÁNDEZ CARBALLIDO SemMéxico, Pachuca, Hidalgo. Lejano parece ese octubre de 2003 cuando en una …